Con más de 20 millones de vehículos funcionando con GLP en el mundo, 10 de ellos en Europa, el autogas se ha convertido en el combustible alternativo más utilizado. Aunque algo tardío, en España el GLP está comenzando a convertirse en una de las principales alternativas a los combustibles tradicionales. A continuación te detallamos sus principales sus ventajas:

 

Ahorro: El reducido coste del precio del autogas GLP, aproximadamente la mitad que el de la gasolina, permite ahorros de hasta un 45% con respecto a este combustible y de un 20% frente al diésel. Con los precios actuales (a fecha 8 de junio de 2018), un vehículo con un consumo de 8 litros que recorra 30.000 kilómetros anuales, presentaría un ahorro resultante con autogas de más de 1.500€ en un solo año. En un ciclo de vida de 10 años del vehículo, el ahorro final sería de más de 15.000€. En nuestra página web puedes calcular tu ahorro personalizado teniendo en cuenta los kilómetros realizados, los costes de los combustibles y el consumo del vehículo.

 

Medio Ambiente: Los vehículos con autogas GLP reducen notablemente las emisiones nocivas, ayudando a mejorar la calidad del aire. Además, también se reduce el ruido generado por el motor durante su funcionamiento. Comparando un vehículo autogas frente al mismo vehículo gasolina, la reducción de emisiones de CO2 es de un 15%, la de NOx de un 68% y la de partículas de un 99%.

 

Fiscalidad: Al tratarse de un combustible alternativo con una importante reducción de emisiones con respecto a los carburantes tradicionales, el autogas GLP posee una fiscalidad reducida gracias a una congelación de su carga impositiva. Desde la Unión Europea se está haciendo especial hincapié en la necesidad de reducir las emisiones a nivel global fomentando el uso de combustibles alternativos como el GLP y GNC, por lo que es de esperar que dichos combustibles permanezcan durante muchos años con la fiscalidad reducida, asegurando un precio muy competitivo frente a los carburantes tradicionales.

 

Autonomía: El sistema de autogas GLP cuenta con su propio depósito de combustible que se adapta a las características del vehículo, permitiendo en la mayoría de ocasiones doblar la autonomía de origen. Si durante el funcionamiento con autogas el vehículo se queda sin combustible en el depósito, éste pasa automáticamente a funcionar en modo gasolina, sin que el usuario note ninguna alteración durante la marcha.

 

Subvenciones: Los últimos años del autogas en España se han caracterizado por las importantes promociones y subvenciones que lo han acompañado. Desde descuentos en respotajes hasta ayudas por parte de organismos y ayuntamientos, te animamos a que nos consultes las diferentes subvenciones vigentes para la adaptación de tu vehículo a GLP.

 

Cuida tu motor: La combustión del autogas GLP es más limpia y por lo tanto, no genera tantos residuos y carbonilla como en el caso de la gasolina o el gasoil, evitando de esta forma la suciedad del aceite y algunos de los elementos internos del motor.

 

Bonificaciones: La clasificación que segmenta los vehículos en función de sus emisiones contaminantes, elaborada por la Dirección General de Tráfico (DGT), distingue a los alimentados por autogás con la etiqueta ECO, en la que se engloban a los vehículos con el segundo mejor comportamiento ambiental. Los adhesivos permitirán implementar políticas municipales destinadas a reducir los problemas de calidad de aire y contaminación en diferentes zonas de las grandes concentraciones urbanas, que se traducen en muchos casos en diferentes descuentos y bonificaciones.

 

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin