G

El gas natural para vehículos, también denominado GNV (gas natural vehicular), constituye una alternativa más económica y sostenible a los combustibles tradicionales. Es el mismo que se emplea en la calefacción o producción de agua caliente, pero se suministra en unas condiciones especiales de presión y temperatura que permite la carga en vehículos. Se comercializa en forma de gas natural comprimido (GNC), para su uso en turismos, o como gas natural licuado (GNL), para el transporte pesado.

Según cifras de Gas Natural Fenosa, hay unos 5.500 coches en España que funcionan con gas natural y la tendencia va a más porque este combustible aporta ventajas a nivel económico, medio ambiental, de autonomía e impacto acústico.

El funcionamiento es igual que el de los de gasóleo o gasolina. Las prestaciones se mantienen igual y aumenta la autonomía, ya que se dispone de dos depósitos: el de gasolina y el de GNC. La existencia de un depósito de gasolina de emergencia garantiza poder recorrer casi 600 kilómetros, una autonomía de la que no disponen los eléctricos. Las principales marcas cuentan con modelos de vehículos a gas natural, pero también existe la posibilidad de transformar el nuestro para que pueda utilizar este combustible.

La transformación de los vehículos ligeros, como los turismos, tiene un coste aproximado de unos 2.000 euros, una inversión que queda rápidamente amortizada con las ventajas económicas que ofrece este combustible. En caso de averías, no hay ninguna complicación adicional por tener gas natural, puesto que las averías que se producen en un vehículo de este tipo son las habituales de un coche de gasolina.

Para repostar, el proceso y el tiempo de repostaje para los vehículos a gas natural es igual que en un vehículo convencional y se realiza en dos o tres minutos. Los turismos disponen de dos bocas de repostaje diferenciadas, una para gas natural y otra para gasolina. En los vehículos transformados se reposta a través de una boca creada para tal efecto en la carrocería.

Existe una amplia red de estaciones en toda España. En la actualidad, la infraestructura de estaciones de carga disponibles de uso público que suministran gas natural para vehículos en España es de 47, 26 de las cuales están gestionadas por Gas Natural Fenosa.

En los próximos años se prevé un crecimiento importante de vehículos domésticos particulares que funcionen con gas natural.

Ventajas del GNV

Ahorro. El coste por kilómetro es un 30% menor que con gasóleo y un 50% menor que el de gasolina. Así, repostando 20 € en e depósito de un coche de gasolina recorreríamos unos 275 kilómetros; con uno de gasóleo, unos 375 kms; pero con uno con gas natural haríamos 555 kilómetros, algo más del doble que con un vehículo de gasolina.

Ecológico. El gas natural vehicular mejora la calidad del aire de las ciudades, ya que reduce en más de un 85% las emisiones de óxidos de nitrógeno y en casi el 100% las partículas en suspensión. También baja hasta en un 25% las emisiones de CO2, principal gas de efecto invernadero.

Silencioso. Los motores de gas natural reducen en más de un 50% la emisión sonora percibida y las vibraciones con respecto a los motores diésel y, en consecuencia, reducen la contaminación acústica.

Subvenciones. En Barcelona y Madrid hay un 75% de descuento en el impuesto municipal de circulación. En Madrid, existe un descuento en aparcamiento en la zona SER y la posibilidad de circular por el centro durante las restricciones por contaminación. En Cataluña, cuentan con un descuento del 30% en los peajes de la Generalitat y pueden circular por el carril VAO.

Fuente: 20minutos.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn