El 24% de las empresas españolas redujo el volumen de su flota de vehículos corporativos durante el pasado ejercicio, como parte de las medidas de contención de gastos ante la actual situación de dificultad económica, según indica el Barómetro del Vehículo de Empresa promovido por Arval.

El documento pone de manifiesto que, a pesar de la reducción del número de vehículos de empresa experimentada en 2012, esta tendencia cambiará hasta experimentar un incremento del 6% en el parque corporativo en los próximos tres años.

La compañías aseguran que las ayudas a la compra de automóviles corporativos como las que recoge el nuevo Plan PIMA Aire “supondrán sin duda un estímulo para volver a invertir en flotas, contribuyendo además a reflotar uno de los canales más golpeados por la crisis”.

A pesar de los incentivos a la compra, el crecimiento del volumen de automóviles de empresa previsto para los próximos tres años estará supeditado a factores como el precio del carburante, que representa el 30% de los gastos totales.

Aunque el precio del combustible continúa subiendo, vehículos alternativos como los eléctricos siguen sin contemplarse como una opción de movilidad dentro de las flotas corporativas, por motivos como la escasa autonomía, los pocos postes de recarga o el elevado tiempo necesario para la carga.

Fuente: eleconomista.es
Fuente (img): telemadrid.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn