El AutoGas es una alternativa real a los carburantes clásicos, gasolina y gasoil, disponible en cerca de seiscientos puntos de recarga que permiten cruzar España de punta a punta utilizando solo este carburante. Repsol lidera la comercialización y distribución de AutoGas en el mercado español, con 394 puntos de suministro situados en sus estaciones de servicio.

El AutoGas es el carburante más económico del mercado. Teniendo en cuenta el precio y su consumo, el ahorro frente a los carburantes tradicionales puede alcanzar el 40%. Y el precio de un coche bi-fuel gasolina y Autogas, es similar a su homólogo diésel. A esto se añade la ventaja de poder acogerse a subvenciones y ayudas, como por ejemplo el Plan Movea, o como las que ofrece la propia Repsol, tanto en la compra de un vehículo como en transformaciones.

Y ventajas ambientales. La DGT clasifica a los vehículos de autogas como ECO, gracias a la reducción de emisiones que aportan (por ejemplo, del 96% de las emisiones de NOx o del 99% de partículas). Así con los vehículos que utilizan AutoGas se puede acceder sin problemas a ciudades en situaciones de restricción de tráfico.

Los vehículos de autogas son vehículos bi-fuel. Es decir, disponen de dos depósitos (gasolina y autogas) que se pueden utilizar indistintamente sin alterar la conducción, proporcionando al automóvil una mayor autonomía. El autogas se somete a los mismos estándares de calidad y seguridad que el resto carburantes: los depósitos de autogas son 20 veces más resistentes y pueden aguantar más presión que los de gasolina.

Para poder disfrutar de las ventajas de un vehículo de AutoGas tenemos dos caminos. El primero, comprando uno hecho en fábrica. En el momento actual en el mercado español hay diez marcas y cuarenta modelos bifuel gasolina AutoGas disponibles, cubriendo todos los segmentos, incluido el de moda, el de los SUV.

También existe la posibilidad de adaptar nuestro coche actual mediante la transformación correspondiente realizada por un especialista. Hay equipos tanto para vehículos de gasolina (de inyección directa o indirecta) como diésel.

Y no hay que olvidar que no solo hablamos de turismos: las ventajas de AutoGas pueden aprovecharse también en furgonetas, camiones, autobuses o carretillas elevadoras. Bueno para todo y para todos.

Fuente: elnortedecastilla.es