Si usted tiene un coche diésel, de menos de 8 años, no se preocupe, para usted el pago del parquímetro no cambia demasiado. Sin embargo, no le extrañe que el coche de un familiar, con el doble de años que el suyo, pague lo mismo o incluso menos.

No se trata de antigüedad sino de tecnología. El nuevo Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) cobrará, a partir del 1 de julio, según lo contaminante que sea el vehículo y, además, por la ocupación del barrio en el que se quiera aparcar. La diferencia de precio será de hasta un 20% más que la tarifa base para los coches que más emisiones produzcan y de hasta un 20% menos para los coches híbridos y lo mismo para las zonas más o menos ocupadas.

No se preocupe. No hace falta hacer un máster ni salir con la tarjeta de circulación del vehículo para ir a pagar, bastará con introducir la matrícula en los nuevos parquímetros e introducir el dinero y la máquina aplicará la tarifa correspondiente a su coche y al número de vehículos aparcados en el barrio. Además, según explicó ayer el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito, el 76% de los madrileños pagarán lo mismo o menos que antes y sólo un 5% tendrá un recargo del 20% en el precio del SER.

Con todo, para no llevarse sustos a la hora de empezar a echar euros por la ranura, tenga en cuenta que el Ayuntamiento ha clasificado los coches en cinco categorías que, al igual que los electrodomésticos, se dividen por letras. La categoría A es para los coches más limpios, los híbridos de gasolina, GLP o GNC y eléctricos, que tendrán un descuento del 20%. Los siguientes, la categoría B, son los coches de gasolina matriculados desde 2006, que tendrán un 10% de descuento. Además en esta categoría se incluye la futura tecnología de los diésel e híbridos diésel que se empezará a comercializar en España el segundo semestre de 2015.

La categoría C está formada por el grueso del parque automovilístico, es decir, los vehículos que funcionan con gasolina y que fueron matriculados entre 2001 y 2005 y los diésel cuya primera matrícula es de 2006 pagarán lo mismo que siempre, no notarán apenas el cambio. A continuación, la categoría D, que tendrá que pagar un 10% más, la forman los coches diésel matriculados entre 2005 y 2001 y los vehículos a gasolina cuyo registro se hizo entre 1997 y 2000. La última categoría, la E, la forman todos los coches matriculados antes de 2001 en el caso de los diésel y de 1997 en el caso de los gasolina. Éstos tendrán que pagar un 20% más que la tarifa básica.

Con todo, hay que tener en cuenta que estos descuentos y recargos podrán parecer una barbaridad o apenas apreciarse según la ocupación del barrio en el que se aparque. Por ejemplo, un coche con la tecnología más contaminante que aparque en una zona con pocos vehículos tendrá su 20% de recargo y, a la vez, un 20% de descuento, así que pagará como si fuese la tarifa básica. Sin embargo, si lo hace en un barrio en el que casi no queda una plaza libre, a su recargo medioambiental se sumará otro 20%, pagando el 40% más de la tarifa básica. Y, de todos modos, será el parquímetro el que determinará el precio. Además, para facilitar el pago, los nuevos parquímetros dispondrán en toda la ciudad del pago de la tarifa mediante el teléfono móvil, de forma que no será necesario correr para cambiar el ticket.

Al respecto, Sanjuanbenito recordó que se trata de una medida disuasoria que tiene como objetivo mejorar la calidad del aire de la ciudad y mejorar la movilidad en el interior de la M-30. En esta línea, el anuncio de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella de eliminar también desde el 1 de julio el Servicio de Estacionamiento en los cascos históricos de Fuencarral, Hortaleza y Carabanchel responde a la experiencia de la aplicación del sistema en dichos barrios que no necesitan una acción prioritaria para mantener su calidad del aire y su movilidad.

Fuente: larazon.es
Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn