Sentar las bases para que Palencia esté preparada para un inminente futuro donde la sostenibilidad, las nuevas tecnologías y la economía verde serán la base del desarrollo económico.
Este es el objetivo que persigue el Ayuntamiento de Palencia con la puesta en marcha del proyecto Smart City, del que forma parte junto con el Consistorio de Valladolid y en el que está involucrados más de medio centenar de empresas relacionadas con el ámbito de la innovación, tales como Renault, Icon Multimedia, el Ente Regional de la Energía, el Centro Tecnológico Cartiff, Acciona, Telefónica, Iberdrola, GMV o la Fundacion Santa María la Real.

El desarrollo del proyecto Smart City es uno de los compromisos recogidos por el actual equipo de Gobierno del Ayuntamiento palentino en su programa electoral, además de una apuesta personal del alcalde, Alfonso Polanco, «para conseguir que Palencia sea una capital moderna». «Smart City significa ciudad inteligente», explica el concejal de Medio Ambiente, Santiago Vázquez, y «es un concepto que abarca muchas disciplinas municipales y de diferentes ámbitos», puntualiza.

El reto es situar a la ciudad como referente europeo en materia de desarrollo sostenible, aprovechando que su entorno es el ideal como receptor de nuevas tecnologías e innovación. Santiago Vázquez alega que la economía tradicional está cambiando y que caminamos hacia la que él llama una economía verde.

«Administraciones, pero sobre todo empresas, que producen de forma tradicional, consumen combustibles fósiles y no utilizan las nuevas tecnologías, se van a quedar obsoletas. Tienen que adaptarse a una forma de producir más sostenible porque además de tener un consumo inferior es menos contaminante y constituye una nueva fuente generadora de puestos de trabajo», reseña Vázquez.

El equipo de Gobierno quiere plasmar en realidades esta idea, en la que «sin sostenibilidad, sin las nuevas tecnologías aplicadas a la producción, pero también a la vida del día a día de los ciudadanos -dice el edil- no habrá desarrollo». El pasado mes de julio se cumplieron exactamente tres años desde que los Ayuntamientos de Palencia y Valladolid firmaran el convenio para la puesta en marcha del Smart City.

El resultado de estos 36 meses es, según Vázquez, muy positivo. De momento, se han ejecutado o están en vías de ello 23 proyectos que se desarrollan en torno a cinco ejes de actuación: el transporte y la logística, cuyas bases son la movilidad sostenible y los sistemas inteligentes de transporte; la energía, a través de la eficiencia energética y edificios sostenibles; el medio ambiente, la administración electrónica y las nuevas tecnologías a disposición de los servicios turísticos.

Especial implantación han tenido en estos primeros años de vida del Smart City las iniciativas relacionados con la movilidad sostenible. Así, enumera el responsable de Medio Ambiente del Consistorio palentino, se ha ejecutado más de media docena relacionados con este área.

Entre los más destacados, se encuentra la puesta en marcha de una red de diez puntos de recarga para vehículos eléctricos de tipo normal y una más de recarga rápida en colaboración con Nissan e IBIL. También se ha desarrollado un proyecto piloto en colaboración con Neoris y Grupo Regino Franco para la instalación de un sistema telemático de información mediante sensores de los aparcamientos para personas con discapacidad, puestos de recarga y zonas de carga y descarga.

El Ayuntamiento, además, ha adquirido tres vehículos completamente eléctricos para renovar la flota municipal, dos Twizy para la Policía Local y una furgoneta para el transporte interno. También ha firmado un convenio con Repsol para la promoción del autogás como combustible, que ya ha permitido la adaptación de dos vehículos municipales y la puesta en marcha de un punto de carga.

Aunque estos proyectos, indica Vázquez, «parecen muy sencillos, en realidad son muy complicados». «Por ejemplo, los puntos de recarga son muy costosos y se necesita la identificación mediante tarjetas, lo que supone una tecnología bastante compleja», afirma.

Junto a todo ello, el Consistorio ha aprobado un paquete de medidas fiscales para promocionar la utilización del vehículo eléctrico, híbrido o de otro tipo de combustibles menos contaminantes como el GLP -autogás- y ha promovido un nuevo pliego de condiciones del servicio de transporte público en el que se prevé la inclusión de medidas tales como vehículos propulsados eléctricamente o por GLP, biogás o biodiésel, así como el control vía GPS de los autobuses y la transmisión de esa información a las paradas.

Finalmente, ha firmado un convenio de colaboración con Renault para la promoción del coche eléctrico, en el que se incluye la adaptación de un vehículo de autoescuela para poder ser utilizado por personas con discapacidad.

Fuente: diariopalentino.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn