El gas comprimido es un combustible alternativo al diésel y la gasolina. Mucho se ha hablado en los últimos tiempos del GLP (Gas licuado de petróleo), pero las firmas siguen buscando nuevas soluciones y Skoda la ha encontrado en el GNC para su modelo Octavia.

Bajo el nombre de Skoda Octavia G-TEC se esconde un motor 1.4 TSI de gasolina y 110 CV que puede funcionar de forma combinada con el gas, alcanzando una autonomía de 1.330 kilómetros, aprovechando los dos tipos de combustible.

A esto ayuda el sistema Stop&Start y la regeneración de energía en la frenada. Según la firma, el consumo de gas comprimido se sitúa en los 3,5 kg/100km, es decir, podemos recorrer la centena por menos de cuatro euros, ya que el precio de este combustible comparado con el diésel o la gasolina es irrisorio.

Además, cumple con la futura normativa Euro 6, emitiendo 97 g/km de CO2. El principal problema es que, a día de hoy, sólo existen 50 gasolineras en España que permitan repostar el combustible de gas comprimido y suelen quedar relegadas a las grandes capitales de provincia.

Fuente: acelera.com
Fuente (img): motor.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn