La marca española Seat, que abandera el desarrollo de GNC dentro del Grupo VW, ha lanzado una gran ofensiva para demostrar que tener un coche de gas natural comprimido es perfectamente compatible con un uso normal, pero que además es muchísimo más barato que con un combustible convencional.

Para ello ha emprendido su particular vuelta a España con este tipo de tecnología y, después de ir de Madrid a Barcelona y de la Ciudad Condal a Valencia, en una primera etapa, ha embarcado a otro grupo de periodistas, en el que se encontraba La Tribuna de Automoción, a bordo de un León 5 puertas 1.5 de 130 CV de GNC, para cubrir la distancia que separa Madrid de Sevilla, ida y vuelta, pasando por Mérida.

En total, el pelotón conformado por cuatro vehículos (dos León, uno de ellos la versión familiar; un Arona y un Ibiza) ha recorrido 1.192 kilómetros, y en el caso del modelo empleado por este periódico, ha sido necesario hacer un desembolso de 41,52 euros, o lo que es lo mismo, un consumo de 3,48 euros cada 100 kilómetros.

Para hacer un gasto parecido, teniendo en cuenta que el gasóleo está a 1,201 y la gasolina a 1,308, según el Boletín Petrolero de la UE, habría que haber empleado solo 2,85 litros de diésel a los 100 kilómetros y 2,66 con bencina.

Estos datos están lejos de los que homologa Seat con estos dos combustibles, incluso con versiones menos potentes que alcanzan los 4,2 l/100 km (TDI 1.6, 115 CV) y los 4,8 (TSI 1.0 115 CV), según el protocolo actual WLTP.

La diferencia de precios entre gasineras se suaviza

En total, la unidad empleada por este periódico ha necesitado un total de 45,75 kilos de gas (cada depósito tiene espacio para 17,3 kilos) para cubrir un recorrido que ha incluido el paso también por Toledo, de lo que se desprende que el precio medio del combustible que se ha necesitado ha sido de 0,908 euros por kilo. Durante todo el recorrido se repostó cinco veces, siendo el precio más alto el que marcan las gasineras de Naturgy (0,926 euros) y el más barato el de Ham de Mérida, donde el kilo se cotizaba a 0,83 euros.

La diferencia de precios del GNC que se han observado en esta ocasión entre diferentes estaciones de servicio son mucho más suaves que las que se pusieron de manifiesto en junio de 2018 por esta publicación, cuando detectó variaciones de hasta el 36%. No obstante, sí que, en parte se ha reducido la diferencia, por un incremento del precio en las de menor coste.

La siguiente etapa que recorrerá Seat será en septiembre cuando cubra la distancia que separa Madrid de Bilbao para luego alcanzar Barcelona, mientras que más adelante desde el fabricante del Grupo VW pretenden realizar un recorrido por el norte, en lo que sería el cuarto periplo.

Por el momento, Seat ha vendido 2.110 coches de GNC en lo que va de año, frente a los 2.311 de 2018. Sin embargo, hay que recordar que hasta abril no hubo unidades de gas disponibles, por lo que realmente esta cifra se ha conseguido en tan solo tres meses.

Fuente: latribunadeautomocion.es