Más economía, menores emisiones y facilidad de adaptación en los motores convencionales. Éstas son las principales ventajas de los Gases Licuados del Petróleo (GLP) o AutoGas, como lo denomina Repsol, el combustible alternativo a los hidrocarburos tradicionales con más implantación en Europa, donde mueve actualmente más de ocho millones de vehículos.

Pese a que en España su penetración es mucho menor -8.000 vehículos de un parque de más de treinta millones de unidades-, la petrolera prevé que su implantación se afiance en España, como muestra el crecimiento del 12% registrado en la primera mitad del año, según las estadísticas del Ministerio de Industria. Las estimaciones de la patronal del sector del GLP apuntan que en un lustro más de 150.000 vehículos se moverán en España con AutoGas.

Partiendo de una base de noventa puntos de venta, Repsol prevé alcanzar medio millar de surtidores en 2015. En el caso de Andalucía, la red actual se triplicará, pasando de 14 a 56 puntos de suministro. A estas cifras hay que sumar la existencia de otros 200 puntos de abastecimiento particulares pertenecientes a colectivos profesionales.

Según Repsol, -que participa con el AutoGas en los actos de la Semana Europea de la Movilidad que se desarrollan en Sevilla- las características de este combustible alternativo explican que su uso esté orientado fundamentalmente a las aglomeraciones urbanas, con en el punto de mira puesto en taxistas, empresas con flotas propias o autoescuelas o administraciones públicas. En Andalucía circulan actualmente unos 750 vehículos alimentados por AutoGas, de los que unos 450 son taxis, y el resto se divide a partes iguales entre ambulancias y flotas de empresas privadas o del sector público.

Fuente: diariodesevilla.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn