No son los primeros fabricantes, ni posiblemente sean los últimos, que han estampado su firma en un acuerdo de colaboración con Repsol. Renault y Dacia trabajarán junto a la petrolera para intentar fomentar el uso de vehículos propulsados por GLP, a la par que Repsol intentará tener un papel más activo a la hora de colocar más puntos de repostaje por toda la geografía española.

Si en el pasado fabricantes de gran calado como Opel o Suzuki ya habían firmado acuerdos de similar disposición, ahora es el gigante francés y su filial ‘low-cost’ la que apuesta por este derivado de crudo, denominado gas licuado del petróleo.

La primera parte del acuerdo lleva la pelota sobre el tejado de Renault, que tiene una oferta más que limitada de modelos que cuentan con una opción GLP. De hecho, la única versión de fábrica convertida por parte de Renault es en el Clio, por lo que el primer paso por parte del fabricante francesa será ampliar su oferta a las gamas de otros vehículos en los que puede funcionar bien por su volumen de ventas como es el Captur o el Mégane, que suponen junto al Clio tres de sus modelos más fuertes en nuestro mercado.

Dacia sin embargo, pese a su carácter de marca de ‘bajo coste’, lo cierto es que ha apostado más firmemente por el GLP desde que este derivado del petróleo es una opción real. De hecho, Dacia tiene una versión GLP en cada uno de sus siete modelos que en la actualidad tiene en venta en nuestro país. Con motores que van desde el 1.2 al 1.6 atmosféricos, lo cierto es que los datos de venta de la filial rumana de Renault no están siendo nada malos en lo que al GLP se refiere.

Fuente: motoryracing.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn