A lo largo de 2019 Seat está realizando una vuelta a España por etapas a bordo de su gama de vehículos TGI, que son aquellos que combinan el gas natural comprimido y la gasolina para desplazarse.

Hoy nos sumamos a este proyecto y cubrimos los 800 kilómetros que hay en nuestra etapa Madrid-Bilbao-Zaragoza gastando menos de 28€ en combustible.

El lado oscuro de las vacaciones

Además de retomar nuestra rutina de trabajo, la vuelta de las vacaciones suele ser momento para hacer balance, recordar los buenos momentos y también repasar nuestros gastos. Además del hotel, las comidas o el ocio, el transporte es uno de los puntos que más parte de nuestro presupuesto se lleva.

Si elegimos el coche como medio de desplazamiento a nuestro destino vacacional, contamos con la enorme ventaja de disponer de nuestro vehículo en destino para poder movernos con total libertad. Sin embargo, el coste del combustible a veces nos hace valorar otras formas de viaje.

Los propietarios de vehículos gasolina y el diésel llevan varios años viendo como los precios del carburante suben, especialmente en la época estival. La alternativa de los vehículos eléctricos también está presente, pero su elevado precio, la escasa autonomía y el tiempo de recarga son factores que complican la ecuación.

Es aquí donde aparece la gama TGI de Seat, el gas natural comprimido (GNC) se convierte en un combustible cada vez más presente en nuestro país y que tiene una ventaja económica arrolladora frente al diésel y la gasolina.

Nos vamos de viaje al estilo TGI

La escasez de puntos de recarga en España es uno de los principales puntos de duda en el proceso de compra de un vehículo impulsado por este combustible. La buena noticia es que la industria parece estar decidida a la implementación de esta tecnología, en el último año.

En total encontramos 70 estaciones operativas en todo el país, a las que hay que sumar otras 39 proyectadas, según GASNAM. Evidentemente son números muy alejados de las estaciones de servicio convencionales, pero pueden resultar suficientes para cubrir las principales rutas que atraviesan la península.

Sin embargo, no hay mejor manera de comprobarlo que lanzándose a la carretera. Para ello Seat está completando una vuelta a España, que tiene como objetivo demostrar que a día de hoy es viable recorrer nuestro país utilizando únicamente GNC.

Nos han encargado que cubramos la ruta Madrid-Bilbao-Zaragoza, 800 kilómetros de autopista que pondrán a prueba la autonomía de la gama TGI de Seat y la eficacia de la red de estaciones de GNC con la que contamos en España.

La gama TGI de Seat

Nuestro coche será el León ST TGI, que forma parte de la gama de modelos que la marca española ofrece con una versión híbrida que funcione con GNC y gasolina. Nos acompañarán el Arona TGI, el Ibiza TGI y por supuesto el León TGI con carrocería Hatchback.

El motor empleado en nuestro León ST TGI es un 1.5 de cuatro cilindros y 130 CV, que tiene una cifra homologada de consumo de 3,5 Kg/100 Km. Respetando estos consumos la autonomía con GNC es de 500 kilómetros, luego hay que sumar el depósito de 9 litros de gasolina que nos permite ampliar el rango unos 150 kilómetros.

El precio de partida del León ST TGI es de 25.950€, aunque la versión FR que hoy conducimos alcanza los 29.700€. Esto es una diferencia aproximada de 3.000 respecto a la versión equivalente con una motorización de gasolina.

800 kilómetros por 27,46 euros

Así de simple, por menos de 28 euros en combustible hemos recorrido 800 kilómetros, circulando a velocidades legales, con un estilo de conducción normal y dos adultos a bordo del Seat León ST TGI.

Esta cifra tan contundente significa que por cada 100 kilómetros recorridos en un Seat TGI impulsado por GNC hacemos un gasto inferior a 3,50€. Este resultado es literalmente inalcanzable para un vehículo diésel, en uno de gasolina la diferencia todavía es mayor.

A lo largo de nuestro recorrido hemos parado a repostar en cuatro ocasiones y no hemos tenido que desviarnos de nuestra ruta. Sin embargo, sí es necesaria cierta planificación para repostar antes de entrar en tramos que todavía no cuentan con puntos de recarga.

Sin embargo, nos queda claro que hacer los desplazamientos vacacionales únicamente con GNC es totalmente viable, ya que en nuestro viaje no hemos tenido que recurrir al depósito de gasolina en ningún momento, y eso nos ha permitido obtener unas cifras económicas tan buenas.

Fuente: diariodesevilla.es