Desde 2016, la Dirección General de Tráfico clasifica el parque automovilístico en función de su potencial contaminante. Para ello ha creado cinco grupos de coches y cuatro etiquetas que clasifican a cada uno de ellos. El primer grupo engloba a los vehículos sin etiqueta, es decir los más contaminantes, y los cuatro restantes al resto en función de su nivel de emisión de gases. Así, de más a menos contaminantes nos encontramos con los que poseen la etiqueta B (de color amarillo), C (de color verde), ECO (de color verde y azul) y 0 Emisiones (de color azul).

Si hay un grupo de vehículos que está experimentando un incremento considerable de ventas es el de la etiqueta ECO. Se trata de una categoría de vehículos que engloba a coches híbridos enchufables con autonomía por debajo de los 40 kilómetros, híbridos no enchufables, vehículos propulsados por gas natural -comprimido y licuado- (GNC y GNL) y vehículos propulsados por gas licuado del petróleo (GLP). Son automóviles que se están popularizando especialmente en las grandes ciudades al no tener restringida su circulación en episodios de contaminación ambiental y porque disfrutan de otras ventajas adicionales.

Barcelona y Madrid son pioneras en la restricción al tráfico por motivos medioambientales, pero en un futuro no muy lejano se les unirán otras grandes urbes de España. Estas dos ciudades tienen diseñado un protocolo de actuación mediante el cual los coches sin etiqueta y los de etiqueta B y C tienen prohibida la circulación en episodios de alta contaminación atmosférica por dióxido de nitrógeno (NO2).

En cambio, los vehículos ECO no tienen restringida la circulación y cuentan con otras ventajas como una bonificación de hasta el 75% en el impuesto de circulación en Barcelona y Madrid y el acceso a los carriles bus VAO en las vías de acceso a estas dos ciudades. En la capital española, además, se puede obtener un descuento del 50% en el aparcamiento regulado y en Catalunya rebajas del 30% en los peajes de las autopistas de la Generalitat.

Un segmento de mercado que está en alza es el de los SUV, los vehículos utilitarios deportivos que combinan el pragmatismo de un turismo con la robustez de un todoterreno. En este apartado encontramos coches muy asequibles como el Dacia Duster GLP o el Suzuki Ignis 1.2 SHVS GLX híbrido por menos de 16.000 euros hasta un Mercedes GLE 500 e 4 MATIC híbrido enchufable -el primero que saca al mercado la firma alemana- a partir de 75.000 euros. Entremedio, Seat ofrece la versión bifuel de dos de sus marcas más emblemáticas, León y Arona, que reducen alrededor de un 25% las emisiones de CO2 con respecto a sus homólogos de gasolina y hasta un 75% de NOx respecto a las versiones diésel. En el caso del Seat León TGI, la marca acredita un coste de solo 3,15 euros por cada 100 kilómetros de uso.

Otros SUV con etiqueta ECO son el Opel Mokka X GLP, un bifuel con mejor comportamiento en ciudad que en carretera, con un precio en torno a los 24.000 euros, y el Toyota RAV 4 Hybrid (gasolina y eléctrico), la quinta generación del pionero de los todocaminos. La firma japonesa propone al usuario elegir entre diferentes modos de conducción, en función de las necesidades y sus preferencias.

En el apartado de los crossovers ECO, también hay variedad de elección. Algunos de los coches más demandados de este tipo son el Kia Niro híbrido HEV, el Ford Mondeo HEV, el Toyota C-HR y el Lexus NX 300h, híbridos eléctricos, o el bifuel Opel Crossland X GLP. Este último, el todocamino más pequeño de la firma alemana, es el más económico, ya que su precio está por debajo de 20.000 euros. Precisamente Opel pone a disposición dos coches urbanos bifuel a gas como son el Corsa GLP y el Adam GLP. De este podemos decir que cuenta con un depósito de gas licuado con capacidad para 35 litros y 500 kilómetros de autonomía. Pero si se utiliza a modo bifuel, también con gasolina, la autonomía es de 1.200 kilómetros.

Por lo que se refiere a los utilitarios, dos claros ejemplos de coches con etiqueta ECO son el Seat Ibiza 1.0 TGI, un bifuel GNC-gasolina, y el Toyota Yaris, híbrido eléctrico. Entre los compactos destacan el Volkswagen Golf TGI y el Hyundai Ioniq, el primer híbrido de la marca japonesa que se presenta con las versiones híbrido eléctrico e híbrido enchufable.

Como insignia de los monovolúmenes urbanos destaca el Fiat 500 GLP, un bifuel a gas -el combustible alternativo más popular en Europa-, y que es uno de los crossovers más pequeños del fabricante italiano.

Fuente: lavanguardia.com