El 1 de octubre entró en vigor el Plan PIVE o Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente. El PIVE es un plan de ayuda a la compra de vehículos eficientes que pretende retirar de las carreteras hasta 75.000 vehículos con más de 12 años de antigüedad para la categoría M1 (turismos) y 10 años para la categoría N1 (vehículos comerciales). Estará vigente hasta el 31 de marzo o hasta que se agoten los 75 millones de euros con los que ha sido dotado.

Según las estimaciones del Idae, esta iniciativa permitirá un ahorro de 26,1 millones de litros de combustible anuales, una cifra equivalente a 166.000 barriles de petróleo. En euros, esto significa 16 millones de euros/año. Además, hay que sumar una disminución de gases de efecto invernadero de 54.000 toneladas de CO2/año.

Plan Pive: una subvención de 2.000 euros

El nuevo plan de ayuda a la compra o Plan PIVE contempla una subvención de 2.000 euros por la compra de un automóvil eficiente (el Estado pondrá 1.000 euros y los fabricantes, el resto). Este dinero deberá destinarse a la compra de vehículos nuevos o usados con menos de un año de antigüedad desde la primera matriculación y con titularidad en poder del concesionario adherido al programa o fabricante/importador del vehículo.

Los vehículos del Plan PIVE deberán ser de la categoría M1 (vehículos de motor con al menos cuatro ruedas diseñados y fabricados para el transporte de pasajeros, que tengan, además del asiento del conductor, ocho plazas como máximo) o de la categoría N1 (vehículos cuya masa máxima no supere las 3,5 toneladas, diseñados y fabricados para el transporte de mercancías). Además, deberán estar matriculados en España y cumplir los siguientes requisitos.

¿Tributa el Plan PIVE a Hacienda?

Efectivamente, una parte del Plan PIVE tributa a Hacienda: los 1.000 euros aportados por el Gobierno como ayuda para la compra de un coche nuevo sí aparecen reflejados en la declaración de la Renta del benefactor. Según informa Expansión.com, la razón de que el Plan PIVE tribute en la declaración de la Renta es que esa cantidad es considerada como una ganancia patrimonial del comprador no derivada de una operación de transmisión, y forma parte de la base imponible general. Por lo tanto, la subvención de 1.000 euros está sujeta a la carga impositiva correspondiente al tramo tributado por cada persona de acuerdo con sus ingresos. A modo de ejemplo, el comprador que tribute un 25% en su declaración, tendrá que abonar 250 euros de los 1.000 recibidos a través del PIVE. Algo similar ocurría con el anterior Plan 2000E.

¿Y qué ocurre con los otros 1.000 euros aportados por los fabricantes como parte del Plan PIVE? Absolutamente nada. El resto de la subvención está exento de tributación, puesto que es considerado como una promoción aportada por una empresa privada. No obstante, también hay que destacar que muchas marcas están ampliando este descuento para captar nuevos clientes y aumentar sus ventas. Eso sí, todas las promociones por encima de los 2.000 euros están sujetas a unas condiciones de financiación impuestas por la financiera de cada marca automovilística.

Requisitos del Plan PIVE

1. Vehículos turismo (categoría M1): convencionales, híbridos, híbridos enchufables y eléctricos de autonomía extendida (propulsados total o parcialmente mediante motores de combustión interna de gasolina o gasóleo y eléctricos), que a la fecha de solicitud de la ayuda se encuentren clasificados como clase A o B en la “Base de Datos del Idae de consumo de carburantes y emisiones de CO2 en coches nuevos”. Asimismo, vehículos eléctricos puros y propulsados por motores de combustión interna que puedan utilizar combustibles fósiles alternativos (autogás –GLP- y Gas Natural) que figuren en la referida Base de Datos del Idae de consumo de carburantes y emisiones de CO2 en coches nuevos, y además, acrediten contar con emisiones de CO2 homologadas no superiores a 160 g/km.

2. Vehículos comerciales ligeros (categoría N1): convencionales, híbridos, híbridos enchufables y eléctricos de autonomía extendida propulsados total o parcialmente por medio de motores de combustión interna de gasolina, gasóleo, GLP y Gas Natural que, además, acrediten contar con emisiones de CO2 homologadas no superiores a 160 g/km; y eléctricos puros.

Otro requisito fundamental del Plan PIVE es que el precio de compra no supere los 25.000 euros antes del IVA o IGIC (este importe límite no afecta a las ayudas destinadas a la adquisición de vehículos eléctricos puros, híbridos enchufables y eléctricos de autonomía extendida).

También es condición necesaria que el comprador acredite la baja definitiva del vehículo a achatarrar en el Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico, mediante la presentación del correspondiente certificado. Asimismo, el titular del vehículo a sustituir deberá figurar también como titular del vehículo acogido a la ayuda del IDAE. Por otro lado, los fabricantes e importadores de vehículos que figuran en la base de datos del Idae se responsabilizarán de la veracidad de la información que hayan proporcionado.

Beneficiarios del Plan PIVE

El Plan PIVE, publicado en el BOE Núm. 235, del Sábado 29 de septiembre de 2012, establece que solo será susceptible de ayuda un vehículo por beneficiario, que pueden ser:

– Personas físicas.

– Profesionales autónomos dados de alta en el Impuesto de Actividades Económicas.

– Microempresas: aquellas que dan trabajo a menos de 10 personas y cuyo importe neto de la cifra anual de negocios o total de las partidas del activo no supera los 2 millones de euros.

– Pequeñas y medianas empresas (pymes) con los siguientes requisitos: que empleen a menos de 250 personas; que su importe neto de la cifra anual de negocios no exceda de 50 millones de euros, o el total de las partidas del activo no exceda de 43 millones de euros.

Los criterios señalados anteriormente para las microempresas y pymes, que deberán acreditar los potenciales beneficiarios, deberán ser los correspondientes al último ejercicio contable cerrado antes de la fecha de solicitud de la ayuda. Si a la fecha de publicación de la presente convocatoria, alguna empresa no dispusiera de ejercicio contable cerrado, la concesión de la ayuda quedará condicionada a que, en la primera fecha de cierre contable, se cumplieran los citados límites. El beneficiario deberá encontrarse al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social, lo que se acreditará mediante declaración responsable que suscribirá junto con la solicitud de ayuda.

El Plan PIVE (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente) está integrado en el Programa Nacional de Reformas para el próximo semestre, que además contempla la liberalización de sectores clave como el de la energía, los servicios y las telecomunicaciones. Aunque hay voces que lo consideran insuficiente, la reforma ha sido bien acogida desde un sector que lleva tiempo reclamando ayudas directas a la compra de coches nuevos similares a las que se pusieron en marcha con el Plan Renove, el Plan Prever y, más recientemente, el Plan 2000E.

50.000 vehículos más vendidos

De acuerdo con las estimaciones de la consultora MSI realizadas para la patronal de los concesionarios (Faconauto), el Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente incrementará la demanda de vehículos en unas 50.000 unidades hasta final de año. Según Ganvam, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios, más del 36% de los turismos -alrededor de 8 millones de vehículos- y del 41% de los comerciales -cerca de un millón- son susceptibles de acogerse al Plan PIVE por superar esta antigüedad.

“El Plan PIVE nos va a dar aire y llega justo a tiempo, especialmente para los concesionarios de algunas marcas, que lo estaban pasando realmente mal y que se encontraban al límite”, ha señalado el presidente de Faconauto, Antonio Romero-Haupold. “Se puede dar la vuelta a la situación; esperamos que sea el inicio de un cambio que se alargue en el tiempo y que arrastre a otros sectores”.

La patronal de los concesionarios ha añadido, asimismo, que, de aquí a final de año, los compradores se encontrarán en los concesionarios con las mejores condiciones de la historia para cambiar su vehículo. “La lógica nos dice que este momento no se va a repetir nunca más”, ha añadido añade el presidente de la patronal.

El sector estima que una prolongación del PIVE hasta finales de 2013 podría llevar el mercado a terminar el ejercicio en el millón de unidades matriculadas (las estimaciones de este año se sitúan en 700.000). El objetivo del Plan PIVE es la retirada de la circulación de hasta 75.000 coches con más de 12 años de antigüedad en el caso de turismos y con más de diez en el de vehículos comerciales.

Impacto del Plan PIVE en el mercado de coches usados

La llegada del Plan PIVE también tendrá su impacto en el mercado de coches usados. Los descuentos del nuevo programa forzarán una bajada de los precios de los vehículos usados y una reducción de las ventas que ha llevado a la patronal de los vendedores (Ganvam) a corregir a la baja su previsión de ventas de usados para 2012.

Según publica EFE, Ganvam calcula que este año se venderán cerca de 1,6 millones de coches de ocasión, un 7 % menos en relación con el año pasado (el mercado de nuevos cerrará con alrededor de 700.000 unidades matriculadas). En los nueve primeros meses del año, las ventas de vehículos de ocasión han descendido un 9,7 %, con 1.103.930 operaciones de venta.

Ganvam indica que la relación de ventas entre vehículo de ocasión y nuevos (VO/VN) se situará este año en 2,1 a 1, a la espera de conocer el impacto del Plan PIVE sobre el mercado de ocasión, y a sabiendas de que históricamente el último trimestre del año es positivo para el usado. Los vendedores temen que los descuentos del PIVE -hasta 5.000 euros de media, contando ya los 2.000 euros del PIVE- que vienen aplicando marcas y concesionarios para levantar las ventas de nuevos, acaben frenando el mercado de ocasión, cuyo atractivo principal radica, precisamente, en el precio.

Según explica, el descuento de 1.000 euros que ahora con el PIVE dará el fabricante por la compra de un coche nuevo, lo asumirá el vendedor en el caso de un vehículo de ocasión, lo que le dejará apenas sin margen alguno para aplicar nuevos descuentos que hagan más atractiva y, por tanto, más vendible su oferta de vehículos de ocasión.

El Plan PIVE reactiva el mercado

Parece que la puesta en marcha del Plan PIVE comienza a surtir efecto: de acuerdo con los datos procedentes de los primeros diez días de octubre, los pedidos han aumentado un 150% con respecto al mismo periodo del mes anterior. Las visitas a los concesionarios también se han visto beneficiadas por el PIVE, y crecen un 140% (70.000 visitas en total).

En conjunto, desde el comienzo de este programa se han recibido más de 2.500 solicitudes de altas de concesionarios y 880 documentaciones, de las que 471 ya han sido ya admitidas. Otro dato que refleja la reactivación del mercado es el notable incremento de la búsqueda de información a través de Internet: las visitas a los sitios web de las marcas se han triplicado respecto a una semana en la que hay promociones (algunas han recibido hasta medio millón de visitas).

Plan PIVE, una prueba de cara a posibles planes futuros del Gobierno

Según ha señalado recientemente el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz, el balance de acciones como el PIVE, que incentivan la compra de coches, suponen un punto importante de cara a posibles planes futuros más ambiciosos.

García Legaz ha reconocido que este programa tiene dimensiones “modestas” y que su aprobación no ha sido sencilla debido a las restricciones presupuestarias que acarrea el control del déficit. Asimismo, ha apuntado que la crisis del mercado automovilístico no puede solucionarse exclusivamente con soluciones específicas del sector, puesto que precisa herramientas que reactiven la economía y devuelvan la confianza al consumidor.

Fuente: autobild.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn