La subida del precio de la gasolina y de los impuestos asociados al transporte obligan a los profesionales del sector a indagar en las alternativas al diésel o la gasolina, y en este campo la opción más sólida a día de hoy es el AutoGas o gas licuado (GLP), una mezcla de butano y propano que ya puede respostarse en las gasolineras Repsol de Maó y Ciutadella.

Para analizar sus ventajas respecto a los combustibles fósiles convencionales, la multinacional y la Federación Empresarial Balear de Transportes (Febt) ofrecieron ayer una charla en la sede de CAEB Menorca en Maó bajo el título: «Implantación y desarrollo del carburante AutoGas, aplicación en el sector del transporte, beneficios, presente y futuro».

A ella asistió, a bordo de su taxi adquirido ya con la conversión del motor y la toma de gas junto a la de la gasolina, el taxista Rafael Foguet, quien explicó a este diario que gracias al AutoGas ha circulado 6.500 kilómetros con un solo depósito de gasolina, que en su vehículo apenas sirve para arrancar el motor y dejar paso a la mezcla de butano y propano. «Ahora hay un porcentaje muy pequeño de vehículos con AutoGas, pero cuando sean más se verá como una muy buena opción», explicó Foguet.

Mientras en Menorca apenas hay dos gasolineras donde respostar, en Mallorca ya hay siete u ocho que ofrecen esta posibilidad, aunque Foguet espera que en breve se apunten más estaciones de servicio de la Isla.

En total, Balears dispone de 10 puntos de suministro público de AutoGas, en los que se incluyen Ciutadella y  Maó, con los que se da servicio al parque de cerca de 200 vehículos que usan este combustible en las Islas.

La charla de ayer en Maó se enmarca en la campaña de la Febt orientada a  difundir las ventajas y oportunidades de este combustible alternativo y promueve entre los fabricantes la oferta de modelos que usen GLP de automoción.

Fuente: mallorca-autogas.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn