taxi-madrid-flota-ecologico-autogas-glp-gnc-gasmocion

La Comunidad ha aprobado el gasto para la convocatoria de ayudas para la adquisición de vehículos eficientes en el sector del taxi, correspondiente al ejercicio 2015, por un importe total de un millón de euros. El objetivo de esta línea de ayudas, que oscila entre los 1.000 y los 6.000 euros, es incentivar la sustitución progresiva de los taxis de la Comunidad de Madrid por modelos de bajas emisiones.

Los taxis son responsables de alrededor del 14% de las emisiones de NO2 (dióxido de nitrógeno) de la ciudad de Madrid y su corona metropolitana, por lo que la Administración regional promueve la sustitución de los vehículos por otros menos contaminantes. Se trata de una de las medidas recogidas y presupuestadas en el Plan Azul+, la nueva Estrategia de Calidad del Aire y Cambio Climático de la Comunidad de Madrid hasta el año 2020.

Los vehículos que pueden acogerse a la línea de ayudas son, esencialmente, vehículos que cumplan la norma EURO VI, vehículos eléctricos puros, híbridos enchufables o que utilicen combustibles como el gas licuado del petróleo (GLP) o el gas natural comprimido (GNC). Las ayudas para el cambio de taxis se modulan en cuatro tramos, dependiendo de las emisiones de NOx (óxido de nitrógeno) y CO2 (dióxido de carbono).

Desde los 6.000 euros para vehículos con emisiones iguales o inferiores a 80 g de CO2/km y 60 mg de NOx/km, a los 1.000 por vehículo con emisiones inferiores o iguales a 160 g CO2/km y 80 mg de NOx/km. Además, los vehículos de la categoría Eurotaxis pueden recibir una ayuda de 2.000 euros si sus emisiones son inferiores o iguales a 180 g de CO2/km y 120 mg de NOx/km.

Un tercio de las medidas contempladas en el Plan Azul+ de la Comunidad de Madrid para el periodo 2013-2020 tiene por objetivo la reducción de la contaminación que genera el tráfico, el 44% de las emisiones regionales de dióxido de carbono y del 81% de las emisiones regionales de óxido de nitrógeno. El objetivo es favorecer la implantación de vehículos limpios en las flotas tanto públicas como privadas, con especial atención a los taxis y a los vehículos comerciales ligeros (furgones y furgonetas), así como a la movilidad eléctrica.

Además, en la región se está ampliando el número de puntos de repostaje de combustibles limpios y el número de puntos de recarga para vehículo eléctrico, aspecto fundamental para cobertura en su autonomía al usuario particular y a flotas públicas y privadas, fomentando el uso del vehículo eléctrico y reduciendo las emisiones contaminantes.

Fuente: ambientum.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn