Uno de los carburantes alternativos más usado en la actualidad es el Gas Licuado de Petróleo (GLP) o AutoGas. Sus principales beneficios vienen dados por la sencillez en su utilización y que es económico, razón por la que muchas personas se decantan a la idea de adquirir un vehículo con este sistema que se ha popularizado por contribuir a la preservación del ambiente.

Un coche GLP tiene más autonomía, hasta 400 kilómetros, a lo que se le debe sumar lo que arroja la gasolina, ya que estos vehículos funcionan con los dos depósitos el de AutoGas y el del combustible tradicional.

El propietario de un coche GLP ahorrará hasta un 40% en cada repostaje si comparamos a lo que gastaría en gasolina, y entre un 15% y 20% con respecto al diesel. Se estima que esta diferencia de precio pudiera mantenerse hasta 2025, al menos en los países miembros de la Unión Europea, instancia que está apostando al uso de este combustible para reducir emisiones de gas a toda costa.

Una de las ventajas de los coches con AutoGas sobre los eléctricos e híbridos enchufables viene dada por el hecho de que no necesitan de los puntos de recarga, e igualmente están entregando un nivel bajo de contaminación.

Su uso se extiende cada vez más

Según cifras aportadas por AutoGas Repsol el año pasado, en el mundo actualmente 25 millones de vehículos usan Gas Licuado de Petróleo, y en España circulan al menos 60.000 de estos, los que equipan en unas 600 estaciones de servicio en todo el país, con previsión de llegar a 1.200 en el 2020.

La Asociación Europea de AutoGas estima que para el año 2020 el 10% del parque automotor de España utilice este sistema, lo que significaría 2,5 millones de vehículos circulando con GLP.

Quienes han optado por adquirir uno de estos vehículos pueden escoger entre varias marcas han lanzado versiones como el Citroën C3 GLP, el Opel Corsa GLP, el Dacia Dokker Combi GLP, el Ford Focus GLP o el Fiat Dobló GLP, por mencionar algunos ejemplos, los cuales están entre los más buscados en quienes se quieren pasar al sistema AutoGas.

De igual forma, cada vez más empresas están incluyendo entre sus flotas este tipo de vehículos. Por ejemplo, se da con frecuencia hoy en día el alquiler de coches GLP AutoGas, de hecho muchas agencias de renting, como el caso de Reflex Alquiler, ya cuenta con este tipo coches, los cuales están calificados como Vehículos de Energía Alternativa por el Ministerio de Industria.

Y siguen las ventajas para decidirse

Aparte de todo lo que ya se ha dicho, hay que adicionar que el mantenimiento de estos vehículos es más económico debido a que se producen menos averías y a nivel de motor, el desgaste es mucho menor cuando se usa este tipo de combustible.

Además del ahorro en lo que respecta al coste del combustible, usar GLP también implica más economía porque el usuario recibe descuentos en los estacionamientos regulados y acceso libre al centro de las ciudades. Igualmente, el actual impuesto de matriculación beneficia con descuentos a los coches ecológicos, es decir, con menor emisión de CO2.

El combustible GLP es una mezcla de butano (70%) y propano (30%) que permite una combustión limpia en el motor de los coches, de ahí a que sea menos contaminante, el cual es otro de sus beneficios. De hecho se estima que emite un 90% menos de partículas y NOx (monóxido y dióxido de nitrógeno) que el gasoil. El mismo es almacenado en estado líquido, no explosiona en caso de derrame, es decir, es muy seguro.

Fuente: albaceteabierto.es