Los vehículos de ocasión a gasolina aumentaron su cuota en 2,7 puntos porcentuales en el último año, hasta el 35,9% del parque total de usados, según los datos correspondientes al mes de marzo facilitados por AutoScout24. En contraste, los diésel, los reyes indiscutibles del mercado, redujeron su peso hasta el 64,1%.

Para entender este repunte de los usados de gasolina hay que tener en cuenta varios factores. Uno de ellos es la correlación entre el tipo de motorización del vehículo y su edad. Así, gran parte de los vehículos de ocasión que hoy tienen ya más diez años utilizan gasolina, ya que a principios de la década pasada era el tipo de combustible más solicitado (siete de cada diez turismos lo usaban).

Y, teniendo en cuenta que el 47% del parque de VO supera actualmente los diez años, se entiende que la gasolina recupere el terreno que perdió a favor del diésel en los últimos años. Este factor está suponiendo una gran ventaja competitiva para todos aquellos que están interesados en vender su coche. Pero hay otras causas que arrojan luz sobre este fenómeno y tienen mucho que ver con la ‘demonización’ a la que está siendo sometido el diésel en estos últimos años.

Entre los factores que de alguna manera han podido disuadir a los conductores de optar por este carburante están las posibles penalizaciones fiscales a los diésel por ser altamente contaminantes -todos hemos oído hablar de las partículas- e incluso cancerígenos, según considera la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, gran parte de la boina de contaminación que se acumula en el cielo de las grandes ciudades procede de este tipo de combustible.

Por su parte, algunos ayuntamientos también barajan la posibilidad de prohibir a los vehículos diésel el acceso al centro de las ciudades para reducir la contaminación, lo que sin duda juega en desventaja de la motorización a gasoil. Sin duda, limitar la libertad de movimiento cuando hablamos de coches equivale a frenar su compra.

Pero, por encima de todo, el menor uso del coche por los efectos de la crisis ha neutralizado una de las principales ventajas que el diésel tenía sobre el de gasolina: el mayor ahorro de combustible a partir de un rodaje anual superior a los 15.000 kilómetros. Pero ahora sobrepasar ese umbral es más difícil, debido a que son pocos los conductores que recorren más de 10.000 kilómetros por año en el actual contexto de austeridad y caída de la actividad.

Y, al final, todas estas ventajas o desventajas, depende del color del cristal con que se mire, unidas al factor precio, tienen su reflejo en las preferencias de los particulares que se inclinan antes por adquirir un usado veterano, rodado, a gasolina y a bajo precio. Basta con ver las cifras. Sólo en el primer trimestre del año se demandaron un 12,4% más de vehículos con una edad superior a los diez años, según Ganvam.

Pese a todo, el diésel aún manda

Con todo, los coches de segunda mano siguen reinando en el parque total, especialmente los vehículos diésel, con el doble de vehículos que los de gasolina, una realidad que también tiene su explicación en el contexto actual de crisis económica. Todos recordarán aquel anuncio sobre el Olimpo de los Diésel.

La razón fundamental es el precio de ambos combustibles en las gasolineras. La gasolina, según los últimos datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea, cuesta 1,45 euros por litro, frente a los 1,36 euros del diésel, lo que representa una diferencia de diez céntimos por litro que se nota, y mucho, en los bolsillos de los conductores, que cada vez están reduciendo más sus desplazamientos para contener los gastos a final de mes.

Además, el relativo mayor coste de los coches diésel apenas supone un hándicap a estas alturas, ya que los históricos descuentos aplicados por marcas y concesionarios han reducido de forma considerable esa brecha, por lo que los propios esfuerzos promocionales de los fabricantes también intentan adaptarse a las necesidades reales de los conductores, más reacios a ponerse al volante con la que está cayendo.

Fuente: noticiasdegipuzkoa.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn