Los precios de la gasolina y el gasóleo rozan sus máximos del año después de haber experimentado un incremento en la última semana del 0,3% y del 0,08%, respectivamente, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE).

En concreto, el litro de gasolina se sitúa en 1,315 euros y no solo marca su quinta semana consecutiva por encima del umbral de los 1,3 euros, sino que se queda a apenas 0,2 céntimos del máximo del año, de 1,317 euros, marcado a comienzos de mes.

El precio de este combustible viene subiendo desde enero y se sitúa en la actualidad un 14% por encima del arranque del año, si bien es un 7,9% inferior al de la misma semana de 2014, cuando el petróleo no había iniciado aún su fuerte abaratamiento.

En cuanto al gasóleo, el litro cuesta 1,203 euros, apenas 0,1 céntimo menos que el máximo del año, de 1,204 euros. El diésel lleva cuatro semanas por encima de los 1,2 euros y cuesta un 9,1% más que en el inicio del año, pero un 10,6% menos que en la misma semana del año pasado.

Con los niveles actuales, llenar el depósito medio de 55 litros de gasolina requiere 72,3 euros, 10,9 euros más que a mediados de enero, cuando se marcaron los mínimo del año, mientras que en el caso del gasóleo esta subida ha sido de 8,1 euros, hasta 66,1 euros.

Esta evolución de precios coincide con un momento en el que el precio del barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, cotiza en torno a los 62 dólares, tres dólares menos que hace una semana.

Por otro lado, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) indica en su último informe de seguimiento del mercado minorista de carburantes, correspondiente a abril, que los operadores recortaron en un 5,6% los márgenes brutos.

Los carburantes cuestan en España menos que en la media de la UE, donde el precio de venta al público del litro de gasolina se sitúa en 1,483 euros y en 1,49 euros en la zona euro. Por su parte, el litro de gasóleo cuesta 1,316 euros de media en la UE y 1,275 euros en la eurozona.

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal.

Fuente: madridpress.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn