El consejero del Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola, ha asegurado el pasado miércoles que gracias a los planes del Gobierno, PIVE (Programa de Incentivos al Vehículo Eficiente) y PIMA Aire (Plan de Impulso al Medio Ambiente) de sustitución de vehículos particulares, “se ha logrado evitar la emisión a la atmósfera de más de 12.000 toneladas de CO2” en nuestra región. Así lo ha manifestado este miércoles durante su visita a la sede madrileña del grupo Remica, una empresa que completará la renovación total de su flota por vehículos de bajas emisiones en este año 2014.

Sarasola ha explicado que se han dejado de emitir además 136 toneladas de NOx (óxido de nitrógeno) y 13 de toneladas de partículas cada año, por lo que hoy se puede decir que en Madrid “es como si circularan 5.500 vehículos menos”. Asimismo, se ha ahorrado la cantidad de 3,8 millones de litros de combustible, lo que ha supuesto un ahorro medio de 5,1 millones de euros por año.

En este sentido, los beneficios ambientales que ha supuesto para la región la aplicación de los Planes PIVE, PIMA y PIMA Aire suponen un”importante ahorro” para la Comunidad de un total de 2,1 millones de euros, que de otra forma hubieran tenido que dedicarse a controlar las emisiones de los vehículos antiguos que han sido sustituidos.

En concreto, en la Comunidad se han registrado el 13,6 por ciento de las matriculaciones de los planes PIVE, seis de cada diez para particulares, hasta 48.200 vehículos nuevos.

El Plan PIMA Aire está destinado a la renovación de vehículos comerciales ligeros, con una antigüedad superior a 7 años, mientras que el Plan PIMA Aire2 busca la renovación del parque de motocicletas y ciclomotores por otros con motores eléctricos e híbridos y bicicletas con pedaleo asistido con motor eléctrico.

El consejero ha subrayado “la importancia” de las acciones que vengan a complementar el Plan Azul+ de la región, que entre otras medidas contempla la apuesta por renovación total de la flota de taxis con combustibles y tecnologías más limpias a través de una línea de ayudas que se implantó en 2013.

Otras medidas que contempla son el apoyo a la colaboración público-privada para el fomento del uso de vehículos a gas, o el impulso para el establecimiento de una red de infraestructura mínima de recarga de vehículo eléctrico con al menos un punto público de recarga rápida en todos los municipios de más de 20.000 habitantes.

IMPLICACION DEL SECTOR PRIVADO

En línea con lo anterior, la Comunidad de Madrid está realizando una apuesta por la movilidad sostenible en la región para mejorar la calidad del aire, y para ello trata de lograr “la implicación del sector privado y de empresas comprometidas con el medio ambiente”. Sarasola ha asegurado que “el Gobierno regional valora el esfuerzo de todas las empresas de la región que apuestan por una gestión ambientalmente responsable como herramienta para generar mayor competitividad y valor en el mercado”.

El consejero también ha destacado que “desde la Comunidad se promueve la colaboración entre compañías y administraciones para incorporar la sostenibilidad a todos los sectores productivos”. En este sentido, Sarasola ha hablado de la Estrategia deCalidad del Aire hasta el año 2020, el Plan Azul+, que tiene entre sus objetivos la apuesta por la movilidad sostenible y eficiente.

Se trata de una plan estratégico que contempla 57 medidas para mejorar el medio ambiente de la región y reducir los niveles de contaminantes en 30.000 toneladas hasta el año 2020, y que cuenta con un presupuesto de 81 millones de euros.

El consejero ha destacado que precisamente para lograr estos objetivos, en Madrid “se suman al Plan Azul + en el terreno de lamovilidad sostenible la aplicación de los Planes PIVE y PIMA del Estado”.

Fuente: telemadrid.es

 

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn