Los fabricantes de automóviles confían en que este viernes el Consejo de Ministros anunciará una prórroga del Plan PIVE, que incentiva la compra de automóviles con bajas emisiones de CO2.

El presupuesto actual era de 75 millones y se han agotado en tres meses. En total son 75.000 unidades entre ventas ya realizadas y reservas de clientes de coches que se están fabricando y serán entregados en semanas.

Según explican dos fabricantes a Las Provincias, la prórroga del plan tendrá una dotación de 120 millones de euros, aunque el objetivo era llegar a los 140 millones de euros.
Según los cálculos de los fabricantes, con este presupuesto se podría prolongar las ayudas hasta agosto (julio es tradicionalmente el mes de más ventas). De este modo, las cuentas del 2013 de concesionarios, redes comerciales y fábricas podrían mejorar sustancialmente.

Además, la prórroga de los incentivos a la compra, según las fuentes consultadas, añade 40 millones de euros para vehículos industriales, es decir, furgones de tipo medio y camiones de pequeño y largo recorrido. De este modo, la factoría de Almussafes podría ser una de las beneficiadas ya que este año se empezará a montar la furgoneta Transit Connect, que pasaría a estar en la lista de los vehículos que se benefician por los incentivos a la compra en España.

Fuente: lasprovincias.es