La presencia de los diferentes tipos de vehículos alternativos en las carreteras canarias demuestra la preferencia de los conductores de las islas por coches alimentados por Gas Licuado del Petróleo (GLP o autogás) sobre el vehículo eléctrico, según los datos recopilados por la Asociación de Usuarios de Vehículos de Energías Alternativas (Auvea).

La relación existente es de un vehículo eléctrico por cada 25 coches de gas licuado del petróleo, un combustible alternativo que reduce las emisiones de gases efecto invernadero a la atmósfera generadas por la combustión en el transporte, han señalado desde Auvea.

Esta misma relación se produce entre las preferencias de los conductores en el ámbito nacional, donde también existen 125 vehículos de GLP por cada uno eléctrico. Un total de 618 vehículos de autogás transitan por las carreteras canarias, mientras que el número de coches eléctricos es de 25. El lanzamiento de este combustible alternativo se produjo hace dos años.

El presidente de Auvea, Mateo Gutiérrez, ha destacado la tendencia que registra la implantación del bifuel con GLP en Canarias. “Su crecimiento en el parque móvil de las islas presenta una evolución ascendente muy destacable, ya que su número se ha multiplicado por cuatro en el último año”, ha explicado.

Este dato suma las nuevas matriculaciones de vehículos bifuel con GLP y los que se han sometido a conversión de motores en el último ejercicio. Este proceso de transformación consiste en una adaptación mecánica que hace compatible el uso de GLP en cualquier vehículo de gasoil y gasolina.

La opción de vehículos de autogás se ha ido consolidando en el año 2015 como la preferencia entre la oferta de combustibles alternativos para transporte, principalmente por la combinación que presenta entre las ventajas económicas y las ecológicas.

En los aspectos económicos, el uso de vehículos de autogás supone un ahorro de hasta el 50% respecto al uso de los combustibles tradicionales. A la reducción de este gasto durante el tiempo de vida del vehículo se une también que el precio de adquisición de este tipo de coche es inferior al de uno eléctrico de la misma gama, explica Auvea.

En términos medioambientales, la asociación ha añadido que el uso de autogás reduce las emisiones contaminantes respecto a los combustibles tradicionales. Concretamente, hasta en un 68% el NOx y hasta el 15% de CO2.

Según Auvea, las ventajas ecológicas del autogás sobre el vehículo eléctrico son superiores en Canarias, ya que en los sistemas de generación eléctrica existentes la producción por medio de fuentes renovables sólo alcanza el 8%, lo que significa que la energía que consumen los vehículos eléctricos produce elevadas emisiones de gases efecto invernadero en su proceso de generación en las centrales eléctricas.

La Asociación de Usuarios sostiene que este factor, conocido como ‘la huella de carbono’, “convierte al autogás en el único combustible alternativo que puede generar de forma notable e inmediata la pretendida reducción de gases efecto invernadero en Canarias, establecida como objetivo estratégico de la Unión Europea para 2020″.

Fuente: autocasion.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn