Los últimos datos oficiales correspondientes a 2012 cuantificaban en 15 millones los vehículos que circulan por todo el mundo con GLP. De ellos, ocho millones transitan por Europa, y en concreto en España apenas rozan los 6.000 (en su mayoría de transporte público e industrial). Por tanto, la demanda actual de este combustible todavía es baja aunque todo indique que se reactivará con el aumento de los puntos de suministro y los nuevos lanzamientos automovilísticos. Entretanto no se produzca la popularización de esta energía, ésta siguen siendo una gran desconocida para la mayoría de los conductores.

Para empezar, el GLP es un producto derivado del petróleo obtenido, curiosamente, en el proceso de refinado para la obtención de gasolina. El desglose de su composición es de un 40% de butano y un 60% de propano. Genera una potencia de motor un 25% inferior a la que produce la gasolina pero que logra compensar y equiparar por su elevado poder calorífico.

Entre las cualidades del AutoGas, los expertos citan la ausencia de emisiones de gases de efecto invernadero. Y en este sentido también es bastante inferior la expulsión de CO2. Precisamente debido a la acción menos agresiva de los componentes químicos del GLP, el motor tendrá una vida útil mayor y se prolongará también su buen rendimiento. Julio Carballeda, delegado de Repsol AutoGas en Galicia, subraya otra “ventaja” por ser la que más adeptos debería atraer esta modalidad energética: su consumo.

Paradójicamente, los coches impulsados con AutoGas consumen más que los de gasolina aunque la diferencia se compensa por el precio de un litro de GLP: 0,77 céntimos frente a 1,41 euros que cuesta el de 95 octanos. “Y como funcionarán combinando ambas energías, te aseguras de que nunca te quedarás con los tanques vacíos”, apunta Carballeda. De hecho el coche siempre arrancará con gasolina y una vez que el motor alcance los 40 grados de temperatura pasará a consumir GLP. En caso de agotarse una de las energías, una centralita se encargará de la alternancia y el conductor solo apreciará el cambio a través de unas luces en el salpicadero.

Fuente: farodevigo.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn