Es un pequeño goteo. Es una tecnología que cuesta. Pero la movilidad de bajas emisiones es uno de los grandes retos que encara la industria del motor, una tendencia de futuro en la que se juegan su desarrollo. Por eso, la apuesta es cada día más fuerte aunque las matriculaciones sean escasas.

Los fuertes apoyos están consiguiendo que los vehículos con combustibles alternativos (gas, híbridos y eléctricos) hayan duplicado sus ventas en los últimos cuatro años. Entre 2014 y 2015, las matriculaciones han crecido un 56%, desde los 16.713 automóviles comercializados en 2014 hasta las 25.406 unidades vendidas el año pasado.

Supone una cuota de mercado del 1,8% en el país. En 2011, las ventas eran de 12.304 automóviles, según los datos facilitados por la asociación española de fabricantes de coches Anfac.

La patronal achaca este incremento “a la mejora de las tecnologías y al impulso de los planes Movea”, que subvencionan la compra de los vehículos limpios y además, en el caso de los eléctricos, obligan al concesionario a asesorar y apoyar la instalación de un punto de recarga para el comprador. Además, pueden tener que sufragar hasta con 1.000 euros la instalación de esta recarga.

Sin embargo, la cuota de mercado española está muy lejos de la de otros países del entorno. Los automóviles de combustibles alternativos representan el 45% de la cuota en Letonia y más del 10% en el mercado polaco. En Italia, se acercan al 5% del total de las matriculaciones, según los últimos datos disponibles de la patronal europea de fabricantes de coches Acea.

“España tiene aún mucho potencial de crecimiento en este sector”, señala el director de comunicación de Anfac, David Barrientos. “La velocidad de penetración del vehículo eléctrico en sus inicios es 16 veces mayor que la que registraron los híbridos cuando entraron en el mercado. Hay mucho interés”, señala.

Fuente: cincodias.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn