Los vehículos de Autogas, también conocidos como GLP, han batido un nuevo récord en España al superar en los ocho primeros meses de 2019 la cifra de matriculaciones de todo el año anterior. En concreto, entre el 1 de enero y el 31 de agosto se matricularon 19.645 nuevas unidades, frente a las 19.598 registradas a lo largo de todo 2018, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Las estadísticas confirman que el Autogas se ha convertido en la principal opción en el mercado de los vehículos alternativos en España, con una cuota del 2,7% frente al 0,6% de los eléctricos y el 0,4% de los alimentados por gas natural (GNC). Por cada coche eléctrico se venden cuatro de Autogas, a pesar de que muchas Administraciones están apostando públicamente por la movilidad eléctrica como única alternativa.

Actualmente existen más de 100.000 vehículos propulsados por Autogas en España y esta cifra crece a un ritmo superior a las 2.000 nuevas unidades cada mes. En concreto, las casi 20.000 matriculaciones entre enero y agosto representan un promedio de 2.455 al mes, un dato que rebasa con claridad las 1.633 registradas mensualmente durante 2018.

En los ocho primeros meses de 2019 se ha registrado un incremento del 62,6% con respecto a los 12.081 vehículos matriculados del 1 de enero al 31 de agosto de 2018. Si se mantiene la tendencia, España cerrará el año con cerca de 30.000 matriculaciones de vehículos de Autogas. Esta progresión se refleja igualmente en las ventas de este combustible, que han aumentado más de un 50% en comparación con el año anterior.

«Más de 30 millones de coches ya emplean esta opción en todo el mundo y el mercado español todavía tiene un gran potencial de desarrollo para alcanzar los niveles de penetración de otros países europeos», explica Santiago Pérez, director general de GasLicuado, la asociación que reúne a las principales empresas de la industria del gas licuado (o GLP) en España.

Además de las matriculaciones de coches nuevos, la tecnología de Autogas ofrece la posibilidad de transformar vehículos ya existentes en un proceso rápido y asequible que se lleva a cabo en talleres especializados, contribuyendo así a la economía circular y a la reducción de emisiones. En 2018 se adaptaron alrededor de 6.000 unidades en España y en 2019 ya se han superado las 5.000 hasta agosto, según datos de GasLicuado.

«El crecimiento constante de esta alternativa de movilidad sostenible se produce en un momento de descenso generalizado en el número total de matriculaciones, provocado por la incertidumbre en torno a la regulación», recuerda el responsable de GasLicuado. «En este sentido, nos alegra que el Ministerio de Industria defendiera el pasado jueves la necesidad de contar con todas las tecnologías disponibles para renovar el parque automovilístico y mejorar la calidad del aire», añade.

La ventaja de la etiqueta ECO

«Al apostar decididamente por el Autogas», señala Pérez, «los consumidores españoles están reconociendo su ventajas tanto desde el punto de vista económico, puesto que el GLP cuesta casi la mitad que otros combustibles tradicionales, como desde el respeto por el medio ambiente».

Estos vehículos generan alrededor de un 80% menos de NOx, hasta un 100% menos de partículas contaminantes y cerca de un 15% menos de CO2. Por ello, la DGT los reconoce con la etiqueta ECO, lo que proporciona a sus propietarios la ventaja de circular sin restricciones por el centro de las ciudades, disfrutar de bonificaciones en zonas de estacionamiento regulado e incorporarse al carril bus-VAO independientemente del número de ocupantes.

Además, ya existen 670 estaciones de servicio con Autogas en toda España y la autonomía de estos vehículos llega a superar los 1.100 kilómetros, lo cual permite circular por todo el territorio nacional con garantías plenas de repostaje.

Fuente: abc.es