Como viene siendo tradición, el precio de la gasolina y el gasóleo marcarán hoy una nueva subida, coincidiendo con el inicio del Puente de mayo, un periodo en el que se esperan unos seis millones de desplazamientos, según la Dirección General de Tráfico.

Los analistas consultados por este periódico esperan un aumento de entre uno y dos céntimos de euro en el precio de ambos carburantes. Una subida que también podría estar justificada por el aumento del precio del barril de crudo Brent, que la semana pasada subió un 4,3% hasta superar de nuevo los 100 dólares.

Sin embargo, este tipo de variaciones del precio a las puertas de un puente se están convirtiendo en una tendencia que viene siendo habitual en el sector, una práctica que en varias ocasiones ha sido denunciada por la Comisión Nacional de la Energía (CNE), que mantiene una lucha contínua con las petroleras, a las que acusa de fijar los precios de las gasolinas.

Sin ir más lejos, este organismo publicó la semana pasado un informe donde ponía de manifiesto una estrategia común de fijación de precios durante la Semana Santa.

Concretamente, el estudio apunta que con motivo de la operación salida en la víspera del Jueves Santo se observó un notable incremento en el coste de los carburantes. A su vez, los precios experimentaron un repunte el domingo 31 de marzo, coincidiendo con el grueso de la operación retorno.

Ésta no es la única advertencia que ha realizado la CNE, que también ha alertado del conocido como efecto lunes. Según este organismo, se han detectado movimientos inusuales que se producen en el precio de los carburantes, que caía los lunes, para subir los martes unos 0,7 céntimos por litro.

Esta situación perjudica a los consumidores, ya que las comparaciones de precios con el resto de Europa se hacen con los datos de los lunes, por lo que la Unión Europea maneja unos precios que bajan y suben con una tremenda volatilidad que no se ajusta a las cotizaciones internacionales.

Sin embargo, a pesar de estos vaivenes la media aproximada del mes de mayo, que sitúa el precio del litro de gasolina en 1,43 euros, según los datos extraídos del Boletín petrolero de la Unión Europea, es un 4% más barato que la media de mayo del año pasado. Por su parte el gasóleo registra una variación menor, del 2,89%, ya que el precio medio de este carburante durante el mes de mayo rondó los 1,34 euros.

Fuente: eleconomista.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn