La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) señala, a la vista de los últimos cambios fiscales en el tramo autonómico del impuesto de hidrocarburos, que las subidas en los precios se trasladan por completo al consumidor, mientras que las bajadas no siempre lo hacen con la misma celeridad.

La CNMC insiste así en las asimetrías en la evolución de los precios de las gasolinas que se conocen coloquialmente como el “fenómeno de cohetes y de plumas”, en referencia a la velocidad de las subidas y de las bajadas, respectivamente.

El organismo llega a esta conclusión tras analizar los cambios en la fiscalidad de algunas CCAA que se produjeron entre diciembre de 2013 y enero de 2014, según señala en su último informe mensual de supervisión de la distribución de carburantes en estaciones de servicio.

Cambios en la fiscalidad autonómica

El pasado mes de enero Navarra eliminó el tramo autonómico del impuesto, Cantabria lo redujo a la mitad, Madrid optó por devolver esa cuantía a los transportistas profesionales, mientras que Galicia lo subió al máximo.

“De la observación de los cambios en la fiscalidad producidos entre diciembre y enero, podría deducirse una tendencia a la traslación inmediata de la subida de impuestos a los consumidores, mientras que las bajadas no siempre se trasladan con la misma celeridad”, asegura el organismo.

En España solo las comunidades de Aragón, Navarra, País Vasco y La Rioja no tienen tramo autonómico de este impuesto.

Por otro lado, en enero pasado los precios máximos del gasóleo A y de la gasolina 95 (1,420 euros por litro en ambos casos) se registraron en Año Nuevo. A partir de ese día cayeron para experimentar un ligero repunte el día de Reyes y en las semanas siguientes iniciaron una tendencia descendente hasta el fin de semana del 21 al 23 de enero.

En los últimos días del mes el precio vuelve caer hasta alcanzar el mínimo el lunes 27 de enero (1,390 euro por litro también en ambos casos) y en las siguientes jornadas el precio retoma una tendencia alcista.

Fuente: eleconomista.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn