La Generalitat prevé cobrar un impuesto especial a los vehículos que circulen por el Área Metropolitana de Barcelona en el marco de su Plan de actuación para la mejora del aire en esa zona, aunque no aplicará esta medida durante esta legislatura.

La creación de este impuesto, aprobado por el Govern el pasado martes, quedó eclipsada por el anuncio del ejecutivo catalán de que encarecería los peajes hasta un 25 % y abarataría el transporte público hasta un 50 % cuando haya episodios de contaminación elevada.

Estas son dos de las 166 medidas que contempla el Plan de actuación para la mejora de la calidad del aire en 40 municipios del ámbito metropolitano de Barcelona, que aprobó el Govern.

El Plan también prevé un nuevo impuesto a la movilidad privada en el Área Metropolitana de Barcelona, aunque hoy el Departamento de Territorio y Sostenibilidad ha aclarado que la propuesta de impuesto sobre los desplazamientos de vehículos en esta zona que aparece en el Plan de Calidad del Aire “no se aplicará durante esta legislatura”.

Según el departamento de Territorio y Sostenibilidad, “la actividad que centrará los esfuerzos del Govern en los próximos dos años es la mejora de la eficiencia de la red de transporte público, con la implantación de la T-Movilidad”.

“Aunque el impuesto es una medida que se estudiará con las diferentes administraciones implicadas, tal como reconoce el Plan, éste sólo entraría en vigor en el momento en que los servicios de Rodalies (de Renfe) alcancen un nivel de fiabilidad y eficiencia similar al resto de la red de transporte público”, ha puntualizado el departamento.

El Plan, aprobado el martes por el gobierno catalán y que entrará en vigor el próximo año, tiene por objetivo reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno y de partículas en suspensión de tamaño inferior a 10 micras (PM10) en un área de 4,3 millones de habitantes de municipios del Barcelonès, Baix Llobregat, Vallès Occidental y el Vallès Oriental, una zona de 752 kilómetros cuadrados declarados zona de protección especial.

El documento establece 166 actuaciones para mejorar la salud y la calidad de vida en las ciudades; promover una industria más moderna, limpia y competitiva, y lograr un sistema de movilidad sostenible, según informó el conseller de Presidencia, Francesc Homs.

Entre las medidas que contempla el plan figuran fomentar el transporte público, con medidas de mejora de la eficiencia, el alcance, la intermodalidad, la frecuencia y la comodidad de los diversos modos de transporte y potenciar los vehículos eficientes y los que utilicen combustibles alternativos (electricidad, gas natural licuado y otros).

También habrá desgravaciones fiscales para la actividad industrial que acelere la incorporación de las técnicas más modernas para lograr emisiones más bajas de acuerdo con la directiva europea de emisiones y bonificaciones en el impuesto de emisiones de gases y partículas a las empresas que reduzcan los niveles de contaminantes.

Promocionar el transporte ferroviario de mercancías para aumentar su cuota con respecto al transporte por carretera, actualmente del 3% en Cataluña, frente al 10 % de media europea, es otra de las medidas propuestas.

Cuando se superen los valores límites establecidos por la UE, que en 2013 fueron siete días, además de reducir los límites de velocidad en los accesos de Barcelona, se encarecerán un 25 % los peajes y los aparcamientos de pago de las zonas azules y verdes y se abaratará un 50 % los billetes del transporte público en la zona integrada.

Fuente: abc.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn