La Comunidad de Madrid sigue rejuveneciendo los autobuses interurbanos de la región, una flota compuesta por 1.914 vehículos, de los cuales 839 se han estrenado durante los últimos cuatro años. Esta renovación también ha permitido reducir la emisión de contaminantes a la atmósfera, ya que 392 de estos nuevos autobuses utilizan sistemas de propulsión más ecológicos, como gas natural comprimido (GNC) o tecnología híbrida.

Los autobuses que se han utilizado para continuar renovando la flota tienen los más modernos sistemas de seguridad y equipamiento. Los equipados con motores diésel cumplen los más altos estándares fijados por las normativas europeas en cuanto a emisión de gases a la atmósfera, mientras que los que incorporan propulsores híbridos o de gas natural comprimido o licuado reducen hasta un 20% las emisiones a la atmósfera de CO2 y otros contaminantes respecto a los vehículos que utilizan exclusivamente combustible diésel.

Aparte del impacto positivo en el medio ambiente, sus usuarios también notan una reducción de ruidos de hasta el 50% frente a un autobús diesel convencional.

Fuente: leganews.es