El RACE, junto a otros clubes europeos, diseñó una prueba de choque y una prueba de incendio para obtener toda la información necesaria para conocer el nivel de seguridad de los vehículos Autogas.

Prueba de choque

La prueba de choque consistió en un impacto de un turismo a 60 km/h, con un 70 % de superposición, colisionando contra otro vehículo estacionado que dispone de un depósito de Autogas. Así se recreó un accidente tipo por colisión trasera.
La prueba demostró que el depósito de Autogas no resultó afectado por las cargas de choque. El depósito, los soportes y el sistema de tubos de alimentación resistieron intactos la prueba.

Prueba de incendio

El incendio de vehículos es una incidencia relativamente rara, pero sus efectos pueden ser devastadores. Para la prueba se colocaron debajo del vehículo bandejas llenas de gasolina que se incendiaron. La prueba reveló que, incluso si el incendio se produce directamente debajo del depósito de Autogas, la válvula de alivio de presión se abre cuando las llamas hayan envuelto al vehículo por completo. La llama resultante de la salida controlada de gas se dirige hacia el suelo y no implica riesgo. La prueba demostró que el uso del Autogas no implica ningún riesgo para los pasajeros del vehículo ni para los posibles rescatadores.
Podemos concluir que el sistema de Autogas tiene un alto nivel de seguridad en caso de choque o incluso incendio.

Se puede descargar y ver el informe elaborado por RACE en este link: descargar informe

Fuente de imagen e informe: RACE
Fuente de la noticia: bifuelbaleares

 

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn