Luis de Guindos, ministro de Economía, Industria y Competitividad, confirmó ayer en el Congreso de los Diputados que «el Gobierno está trabajando en el nuevo programa de fomento para la adquisición de vehículos de bajas emisiones o movidos por energías limpias, fundamentalmente eléctrica. Este programa unirá el Movea y el antiguo Pive».

Según el ministro, este programa único «contará a partir del último trimestre del año con 50 millones de euros, que están plasmados en el presupuesto del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, el IDAE».

Además, De Guindos recordó que, a través de la secretaría de Industria, ahora integrada en el Ministerio que él comanda, la segunda edición del Plan Movea contará con 16,6 millones de ayudas a la compra de vehículos 100% eléctricos, híbridos enchufables o impulsados por energías alternativas como el Gas Natural Licuado (GLP) o el Gas Natural Comprimido (GNC).

Como ya se sabía desde que se conoció el borrador de los Presupuestos Generales del Estado a principios de abril, la dotación para las ayudas a la compra de vehículos limpios ascendería a un máximo de 66,6 millones de euros. Ahora bien, los 16,6 millones del Movea están en el presupuesto del Ministerio de Economía e Industria, mientras que los 50 millones de los que habló De Guindos ayer están dentro del ministerio de Energía de Álvaro Nadal, el que se engloba el IDAE. Esta división viene derivada de que en la anterior legislatura Industria pertenecía a Energía y en la actual está en Economía.

Ahora falta concretar cómo será esa integración ya que los requisitos para acogerse al Plan Movea son muy diferentes a los del antiguo Pive. Lo mismo que sucede con las cuantías de las ayudas públicas de hasta 5.500 euros por coche en el Movea y de 750 euros en la octava edición del Pive. Además, Pive y Movea se podían sumar, algo difícil de ejecutar si las ayudas se integran en un mismo plan.

Al mismo tiempo falta por saber si los vehículos diésel volverán a estar subvencionados. Desde la Administración sólo se dice que se tratará de no perjudicar al diésel.

Al sector le pilló de sorpresa el anuncio del ministro De Guindos en el Congreso. Tanto por la integración de los planes como por la fecha de su posible implementación.

Explican que si las ayudas públicas no llegarán hasta octubre, tanto los particulares como las empresas podrían retrasar su decisión de compra a la espera de contar con dichas subvenciones, ya que los planes de ayudas no son retroactivos.

Estos retrasos serían más evidentes todavía en los vehículos eléctricos. El mercado está completamente parado a la espera de las ayudas públicas. En este sentido, Magín Blanco, director de Operaciones de Correos explica que «es muy difícil para una empresa renovar la flota con vehículos eléctricos sin ayudas o con restricciones de cuantía de las ayudas porque son mucho más caros que los convencionales».

En el Movea que viene ya se han eliminado los límites de 200.000 euros como máximo de ayudas para las empresas. Correos ha desembolsado 778.000 euros por las 200 motos eléctricas que acaba de adquirir.

Fuente: El mundo

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn