Andrew Shepherd, responsable de Producto de GNC de Seat, nos desvela falsa creencias y mitos entorno a los vehículos que funcionan con gas natural comprimido y descubriendo cómo funcionan estos coches sostenibles. Unos vehículos que ofrecen las mismas sensaciones al ser conducidos pues “las prestaciones de los motores de gas son idénticas a los coches diésel o gasolina”, nos explica este experto.

¿Son seguros sus depósitos de gas?. “Absolutamente, ya que están fabricados, diseñados y homologados según los más altos estándares de la industria. Disponen de una válvula de seguridad, que en caso extremo evacua a la atmósfera el gas de manera controlada, en condiciones normales el depósito alcanza una presión de 200 bares, pero está diseñado para soportar el doble. El mito de que el GNC se puede congelar es imposible, pues necesitaríamos una temperatura de – 160 grados”, asegura este responsable de Seat.

Los vehículos circulan con gas, usando la gasolina cuando consumimos todo el GNC, cambiando de forma automática y proporcionando una autonomía de 1.300 km.

El precio de estos vehículos es similar a los diésel o gasolina, a lo que se suma sus ventajas fiscales y el precio de este combustible, llenar su depósito cuesta en torno a los 13 euros menos. “Un GNC ahorra un 30% respecto un diésel y un 55% respecto a los gasolina. Además, su mantenimiento es prácticamente igual al diésel o gasolina, siendo falso el mito de tener que hacer cambios de bujías y filtros con mayor frecuencia”.

Fuente: laregion.es

 

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin