El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, ha solicitado al Gobierno la puesta en marcha de un paquete de medidas que permitan aliviar la presión fiscal que soporta el sector del automóvil, así como que ayuden a renovar el parque y favorezcan el acceso al crédito.

En el encuentro anual con la prensa, Sánchez Torres propuso que se grave la utilización del automóvil y no su adquisición, por lo que solicitó la supresión del impuesto de matriculación y que se adecue el de circulación a criterios medioambientales.

Al mismo tiempo, reclamó una revisión de la tributación de los particulares con coches de empresas, logrando que se rebaje hasta el 15% el porcentaje del valor del vehículo que el empresario declara en el IRPF al trabajador que disfruta de este vehículo. Además, pidió al Gobierno que se pueda desgravar en el IRPF las cuotas de renting para particulares, al igual que en Reino Unido y Holanda.

Por otra parte, destacó la importancia que tienen medidas que garanticen el crédito al cliente final y que se facilite a las financieras o empresas de renting la recuperación urgente de los vehículos, principalmente industriales.

A su vez, Sánchez Torres reclamó que se lleve a cabo una liberalización de las ITV, de manera que se forme un sistema mixto parecido al modelo alemán, con el fin de que los concesionarios y talleres puedan realizar inspecciones, bajo supervisión de inspectores independientes.

PIVE

Por otro lado, el presidente de Ganvam insistió en la necesidad de que se amplíe para el próximo año el Plan PIVE y que se extiendan las ayudas a los vehículos usados de hasta cinco años, tal y como se hizo en ocasiones anteriores.

Igualmente, resaltó la importancia de que este programa se extienda a otro tipo de vehículos como los eléctricos, los industriales y las motocicletas. Sánchez Torres indicó que hasta el momento se han registrado 43.000 reservas del PIVE, que ya cuentan con 18.500 solicitudes validadas.

“Hace falta que el PIVE se alargue porque sino se estaría retrocediendo mucho”, añadió, al tiempo que subrayó que este tipo de planes son positivos para las arcas públicas, ya que “por cada euro que pone el Gobierno obtiene un retorno de tres euros”.

Fuente: eleconomista.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn