La Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto) calcula que el nuevo plan PIVE de incentivos a la adquisición de automóviles, que está en marcha desde ayer, generará una demanda adicional de unos 70.000 vehículos.

Así lo aseguró ayer el presidente de la patronal de los concesionarios, Jaume Roura, quien, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, apuntó que la demanda adicional podría situarse en torno al 50% del volumen total de compras que generará el nuevo PIVE (150.000 vehículos). Por otro lado, Roura estimó que el programa estará en vigor hasta después del verano. “Si el PIVE inicial, con 75 millones, nos duró tres meses, yo espero que éste, con 150 millones, pueda durar el doble: unos seis o siete meses”, apuntó.

En un principio, el nuevo plan estará vigente durante doce meses o hasta el agotamiento del presupuesto. Como principal novedad, el PIVE amplía las ayudas a 3.000 euros, 1.500 aportados por el Ministerio de Industria y otros 1.500 por las marcas, para las familias numerosas que compren un vehículo de más de cinco plazas, con un precio antes de IVA no superior a 30.000 euros.

Esta segunda fase del plan, de la que se excluyen los coches usados, permitirá la sustitución de entre 145.000 y 150.000 turismos y vehículos comerciales ligeros por otros automóviles más eficientes y con menores consumos de carburante. Como en el PIVE inicial, las ayudas se sitúan en 2.000 euros, mil aportadas por el Gobierno y 1.000 por la marca.

Fuente: faconauto.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn