reflex-repsol-glp-autogas-gasmocion

El gas licuado (propano, butano y autogás) es una fuente de energía eficiente y sostenible, con un poder calorífico mucho más alto que los combustibles tradicionales, lo que significa que una llama de GLP produce mucho más calor que la de otras energías. Dada su relación efectividad-coste, puede representar cinco veces más eficiencia que los combustibles tradicionales.

Su presencia en el mix energético, tanto en España como en Europa, contribuye a la protección de la salud humana y del medio ambiente, gracias a sus bajos índices contaminantes. Durante su combustión, los GLP´s generan un 36% menos de emisiones de CO2 (dióxido de carbono) que el carbón, un 15% menos que la gasolina y un 10% menos que el diesel.

Por ser una fuente energética baja en carbono, el gas licuado está siendo reconocido por los gobiernos de gran parte del mundo como un gran aliado en la lucha contra el cambio climático y el efecto invernadero. No supone un impacto dañino para el medio ambiente y, a diferencia de otras fuentes energéticas, no genera residuos.

El 60% del gas licuado se genera durante la extracción de gas natural y tan sólo un 40% se extrae del refinado de petróleo. Al ser un producto secundario natural, si no se utiliza, se pierde.

FUENTE: http: //www.aoglp.com/gpl/que-es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn