El precio medio del litro de gasolina y de gasóleo se ha mantenido estable esta semana, tras registrar una ligera subida, pero es hasta casi un 16% más caro que hace un año en plenas vacaciones del mes de agosto.

En concreto, el litro de gasóleo se ha situado esta semana en los 1,221 euros, tras haber repuntado su precio un 0,027%, según datos del Boletín Petrolero de la UE recogidos por Europa Press.

Por su parte, el litro de gasolina se ha mantenido estable esta semana en la cota de los 1,318 euros, después de haber subido apenas 0,05%.

Esta contención en los precios de los carburantes se produce en un momento de estabilización en los precios del crudo, tras las oscilaciones registradas a principios de julio por las tensiones geopolíticas.

Así, el precio del barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, cotizaba este jueves a 72,34 dólares, casi dos dólares menos que hace una semana, mientras que el barril de crudo Texas americano se intercambiaba a 67,6 dólares, un dólar y medio menos que hace siete días.

HASTA 10 EUROS MÁS LLENAR EL DEPÓSITO

A pesar de esta contención en los precios de los carburantes en las últimas semanas, con respecto a hace un año el litro de gasóleo es casi un 16% más caro, mientras que el de gasolina marca un precio más de un 12% superior.

De esta manera, a los actuales precios, llenar un depósito de 55 litros de gasóleo supera los 67 euros, lo que supone 10 euros más que hace un año.

Para el caso de la gasolina, el llenado de un depósito de 55 litros supone para el consumidor 72,4 euros, unos 8 euros más con respecto a las mismas fechas de 2017.

MÁS BARATA EN ESPAÑA QUE EN LA UE

A pesar de estas ligeras subidas, la gasolina es más barata en España que en la media de la UE y la zona euro, donde el precio de venta al público del litro de combustible Euro-Super 95 se sitúa en 1,458 euros y 1,5 euros, respectivamente, mientras que el litro de gasóleo cuesta 1,348 euros en la media de la UE y 1,347 euros en la eurozona.

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los nuevos gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.

Fuente: bolsamania.com (Europapress)