El Plan PIVE está viviendo sus últimos coletazos. Durante esta semana muchos concesionarios han intentado realizar las últimas reservas de forma simultánea, por lo que se ha producido un colapso que puede permitir que aún podamos acceder a estas ayudas, aunque los concesionarios consultados aseguran que no pueden comprometerse. En cualquier caso si quiere acogerse al Plan es muy posible que hoy sea el último día para hacerlo, aprovechando las solicitudes que puedan ser anuladas entre las pendientes de aprobación por parte del Instituto para la Diversificación y Ahorro de energía (IDAE), responsable de las ayudas.

Entre los quince concesionarios que han realizado más operaciones en España hay dos valencianos, Automóviles Palma -Opel y Chevrolet-, decimotercero con 122 unidades y Vedat Mediterráneo -Ford- decimoquinto con 119 unidades. A ellos hay que sumar la filial de Renault en Valencia -Renault y Dacia-, cuarta con 184 unidades con su amplia red comercial.
Más de 30.000 coches de los 75.000 cuya venta va a recibir ayudas ya han sido matriculados. El motivo de que no se hayan producido más entregas es que los concesionarios no tenían un elevado stock de unidades cuando se puso en marcha el plan y, por tanto, han tenido que pedir los coches a fábrica, con una demora entre dos y ochos semanas según el modelo.
El plan incluía modelos de las clasificaciones energéticas A y B, lo que ha sido un acierto al incluir compactos y algunos SUV y berlinas, lo que ha supuesto ventas de mayor valor y por tanto más movimiento económico.

Casi 4.000 semi-nuevos

También el PIVE permitía acceder a la subvención al comprar un usado con menos de un año, que han supuesto casi el 12 por ciento de las ventas hasta el momento. En cambio incluir los furgones ligeros no ha sido muy provechoso, con sólo 803 unidades y poco más de un 2 por ciento del total de las ventas. Los eléctricos tampoco han tenido un gran tirón, con sólo 3 unidades frente a los 330 híbridos, 45 coches impulsados con gas GLP, 12.072 gasolina y más de 19.000 con motor diésel.
La Comunidad Valenciana ocupa el cuarto lugar en número de unidades con 3.139 matriculaciones, por detrás de Andalucía, Cataluña y Madrid. Por provincias Valencia es tercera con 1.604 unidades detrás de Madrid y Barcelona, y Alicante quinta con 1.259 unidades.

Usados muy veteranos

Por último destaca la elevada edad de los coches que se han enviado al desguace, más de 17 años, lo que significa que el PIVE puede tener continuidad, ya que aún queda mucho parque antiguo capaz de acogerse a las ayudas.

Fuente: lasprovincias.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin