La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad Autónoma de Madrid acaba de poner en marcha -lo hizo el pasado 28 de noviembre- una línea de ayudas “para la adquisición de vehículos eficientes, con bajas emisiones, destinada a la flota de renovación de taxis que prestan servicio en la Comunidad de Madrid”.

El plan es conocido como Plan de Incentivos – Autotaxi Madrid (PIAM) (Orden 2941/2013 de 19 de noviembre). La finalidad de las ayudas que trae consigo este plan -informa IDAE- es “potenciar la disminución del consumo energético de los vehículos autotaxi y reducir sus emisiones de gases”. El volumen de fondos de la línea de ayuda es de cien mil euros. El objetivo del plan es sustituir vehículos diésel por coches eléctricos puros, híbridos, híbridos enchufables o eléctricos de autonomía extendida. No obstante, la CAM también incluye entre los beneficiarios a quienes cambien su taxi diésel por uno de combustión interna que puedan utilizar autogás (gas licuado de petróleo) o gas natural.

El discurso que sostiene este plan

En la ciudad de Madrid y su corona metropolitana -explica el IDAE-, los vehículos taxi son responsables de alrededor del 14% de las emisiones de NO2 (dióxido de nitrógeno), lo cual supone una proporción significativa en términos contaminantes si tenemos en cuenta que los aproximadamente 16.500 vehículos autotaxi existentes en la CAM representan tan solo un 0,5% del total de vehículos matriculados del parque automovilístico. Así pues -continúa el Instituto-, las medidas de renovación tecnológica del sector del taxi (mayoritariamente vehículos diésel) son mucho más eficientes que las de renovación del conjunto del parque circulante a la hora de disminuir las emisiones. Y lo son sobre todo por dos motivos: por un lado, los taxis recorren una media de unos 60.000 kilómetros al año (frente a los 15.000 a 20.000 kilómetros que realiza anualmente por término medio un vehículo privado. Y, por otro lado, estos kilómetros se realizan en su mayor parte en pauta urbana y periurbana con gran número de arranques y paradas.

En concreto

Serán objeto de apoyo las siguientes tipologías de vehículos, según informa el IDAE:

a) Vehículos eléctricos puros.

b) Vehículos con emisiones ≤ 160 gCO2/km y 80 mg NOx/km y que se engloben en las siguientes categorías:

Híbridos, híbridos enchufables y eléctricos de autonomía extendida
De combustión interna que puedan utilizar autogás (GLP) o Gas Natural
De combustión interna con un nivel de emisiones Euro 6
De combustión interna pertenecientes a la categoría Eurotaxis, adaptados para personas de movilidad reducida con emisiones ≤ 180 gCO2/km y 120 mg NOx/km.

Las ayudas se otorgarán “mediante procedimiento simplificado de concurrencia competitiva y serán compatibles con aquellas previstas en otros instrumentos de otras Administraciones Públicas y/o fabricantes”. El esquema de gestión de las ayudas -explica IDAE- será “similar al de los Programas Movele de IDAE, donde la ayuda es adelantada por el concesionario al solicitante, y posteriormente se abona directamente la ayuda al concesionario”. El plazo para la presentación de las solicitudes de ayuda es desde el 28 de noviembre hasta el 22 de diciembre.

Fuente: energias-renovables.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn