El Gobierno catalán establecerá por decreto que les Administraciones compren vehículos eléctricos y sostenibles. La medida quiere construir un modelo de transporte común y tolerante con su entorno. Cuando quieran comprar un vehículo, este deberá ser eléctrico, híbrido, de gas licuado del petróleo o de gas natural comprimido. El decreto solo aceptará excepciones por causas justificadas.

“Hemos de dar ejemplo” ha afirmado Josep Rull, consejero de Territorio y Sostenibilidad, que ha insistido en “incentivar” el transporte de energía renovable. La obligatoriedad de comprar vehículos eléctricos e híbridos será una medida llevada a cabo a través de la compra pública verde que en la demarcación europea representa un 15% del Producto Interior Bruto (PIB).

Rull lo ha anunciado en el pleno del Parlament en respuesta a una interpelación del diputado del PSC Jordi Terrades, que le pedía medidas para abordar la situación de contaminación, que ha recordado provoca “más de 3.500 muertes prematuras al año”, según los expertos.

En este contexto el consejero ha insistido en reducir entre un 25% y un 30% la entrada de vehículos a Barcelona entre los años 2020 y 2025. Otra de las medidas que aplicará el Departamento de Territorio y Sostenibilidad será la de modificar “la bonificación en los peajes de nuestra titularidad para favorecer a los coches diésel”, ha señalado el consejero.

La reducción de dióxido de carbono (CO2) en 2025 engloba numerosas iniciativas que Rull ha definido como el “gran proyecto”. Además de favorecer el transporte privado sostenible, también seguirá adelante la T-Mobilitat. El nuevo sistema de transporte interurbano pretende crear una nueva tarjeta de transporte que funcionará de acuerdo con la movilidad de cada ciudadano. Tal y como ha resumido el consejero: “Queremos menos coches y que sean más limpios”.

Fuente: elpais.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn