Mientras siguen sin aprobarse las ayudas directas a la compra para vehículos eléctricos de 2014, ha saltado a la primera línea de flotación del sector la intención del Gobierno de Rajoy de elaborar un Plan Nacional sobre la Automoción con Gas Natural (licuado y comprimido) y Gas Licuado del Petróleo (GLP). El Grupo Popular, con el visto bueno del Ejecutivo, presentó el pasado 13 de diciembre una Proposición no de Ley (PNL), que, finalmente, se ha aprobado en el Congreso de los Diputados el 6 de mayo.

El texto que ha contado con el visto bueno de la mayoría de la Cámara Baja (190 votos a favor, 119 abstenciones y 12 noes) no es el original del PP, ya que éste sólo mencionaba al Gas Natural, sino otro nuevo, recogido en una enmienda transaccional presentada por los propios populares y CiU, que sí incluía también al GLP. Este cambio de última hora se ha gestado después de las negociaciones que ha mantenido con el partido de gobierno la Asociación de Operadores de GLP (AOGLP), que se alarmó al ver que la propuesta inicial les dejaba de lado, según fuentes de la entidad.

La PNL insta al Ejecutivo a «encargar al IDAE la elaboración de un informe técnico sobre las posibilidades técnicas y la viabilidad económica de la aplicación de la automoción con gas natural y Autogás (GLP) en España y que, en base a dicho informe y a las propuestas que puedan realizar las administraciones competentes en política industrial y los operadores económicos», se elabore «un Plan Nacional […] con el objetivo de diversificar el mix energético, aumentar la competitividad de la economía española y avanzar en el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero».

El PSOE no se sumó a la mayoría en la votación, sino que se abstuvo. En su enmienda de modificación a la PNL, presentada el 6 de mayo, los socialistas sólo incluían al gas natural y planteaban que el Plan Nacional también abarcase al transporte marítimo y ferroviario.

Esquema de trablajo

Tras la luz verde en el Congreso, ahora le toca el turno al Ejecutivo que debería mover ficha y activar la vía del IDAE. Más allá de cómo termine el proceso, las líneas maestras del plan serán cuatro, según ha confirmado a La Tribuna de Automoción el diputado del PP que defendió la PNL, Miquel Ramis. La primera se refiere a la necesidad de primar a los vehiculos propulsados por Gas Natural o GLP en los planes de ayudas a la compra como el PIVE -ahora reciben la misma subvención, que es de 2.000 o 3.000 euros-; la segunda, a mantener un esquema en el tiempo de incentivos fiscales a estos combustibles alternativos; la tercera, a desarrollar las redes de infraestructuras -se excluiría, en principio, al GLP porque cuenta con una red importante y que crecerá por sí sola en los próximos años; y cuarta, a potenciar el conocimiento de la sociedad de este tipo de movilidad.

La aprobación de la PNL se ha producido después de que el 15 de abril saliese adelante una directiva europea de infraestructuras para combustibles alternativos, entre ellos el GLP, el gas natural, el hidrógeno, los biocombustibles, y la electricidad. Esta normativa establece que, desde su entrada en vigor, 105 Estados miembro tienen dos años para adoptar un plan estratégico, que incluya objetivos de desarrollo en cada uno de los casos, los cuales deberán respetar los mínimos fijados por Europa. Para el gas natural comprimido se señala como indicación que la distancia media de los puntos de repostaje debería ser de 150 km y para el licuado, cada 400 km, al menos en las redes principales de transporte. Todo ello para 2025.

Este esquema de trabajo fijado por las instituciones europeas podría haber sido el desencadenante para que el Gobierno decida empezar a estudiar un Plan para el gas naturaly el autogás, una cuestión que se llevaba demandando «muchos años», según reconocen fuentes del sector del GLP a esta publicación. El escenario actual con el que nos encontramos en España es muy diferente. El gas natural tiene un desarrollo mucho más limitado en automoción, ya que sólo existen alrededor de 4.000 vehiculos en uso que lo emplean, casi todos pesados; y alrededor de 91 estaciones públicas y privadas de repostaje, según datos de la Asociación Española de Gas Natural para la Movilidad (Gasnam).
Mientras que el GLP cuenta con 300 estaciones -a finales de 2015, el objetivo es de 1.000- y hay en circulación 28.000 coches -se prevén 200.000 en 2017-, según la AOGLP.

Fuente:La Tribuna de Automoción

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn