El gas natural se está convirtiendo en uno de los combustibles más importantes en Estados Unidos cuando se trata del transporte por carretera. En los últimos años se han invertido 450 millones de dólares (337 millones de euros) para mejorar la infraestructura de alimentación de gas natural.

Los últimos avances tecnológicos han permitido un importante desarrollo en el almacenamiento del gas natural, permitiendo también reducir el peso de los vehículos que cuentan con tanques para este combustible. Estos avances han hecho que los vehículos propulsados por gas natural sean cada vez más baratos, lo que ha contribuido a su expansión.

Desde hace unos años, servicios públicos de transporte como los autobuses y también algunos servicios postales vienen usando vehículos propulsados con gas natural, pero en los últimos tiempos las grandes compañías también se han sumado a la tendencia del uso del gas natural como combustible y empresas como Ryder System ya cuentan con vehículos de gas natural en sus flotas.

Desde 2009, el número de estaciones de gas natural ha aumentado casi un 80% en todo Estados Unidos y la demanda no deja de aumentar. Las estaciones de gas natural comprimido se construyen en las proximidades a las principales autopistas interestatales y carreteras, mientras que las estaciones de gas natural licuado ganan cada vez mayor protagonismo en las interestatales más empleadas por los camiones de servicio pesado.

Fuente: noticiaslogisticaytransporte.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn