En el Plan Movalt, puesto en marcha por el Gobierno a través del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía), el gas natural en sus dos combinaciones (GNL y GNC) ha contribuido, en un 79%, a la sustitución de los combustibles convencionales por alternativos. Según Gasnam, la asociación que promociona y difunde los beneficios de esta fuente de energía, “es la única alternativa real en todas y cada una de las aplicaciones de la movilidad, desde un turismo a un camión de gran tonelaje, con especial incidencia en las utilizaciones intensivas de transporte profesional”.

Gasnam ha tomado la tabla que asigna a cada fuente de energía (electricidad, autogás, gas natural vehicular) la subvención total asignada, ha comprobado que el coste de cada MWh de derivados de petróleo reemplezado por gas natural es cinco veces menor que con otras opciones. Para la asociación, “este Plan Movalt resultó mucho más eficaz para sus fines gracias a los vehículos de gas natural”.

El combustible convencional desplazado fue de 274.930 MWh al año, de los que 218.070 MWh/año corresponden al gas natural.

Otro de los objetivos de fomentar el uso de los combustibles alternativos es la mejora de la calidad del aire en las ciudades. Según Gasnam, “los vehículos de gas natural están considerados como de emisiones casi cero en NO2 y partículas, aportado una muy significativa mejora a la calidad del aire, proporcional a la energía sustituida. Por otra parte, su contribución de emisiones de CO2 es importante en el ciclo total well-to-wheel, ya que el CO2 es un problema global que no puede ser considerado sólo en el ámbito urbano”.

Fuente: transporteprofesional.es

 

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin