plan-pive-2013

El sector del automóvil está encontrando más obstáculos de los previstos para la renovación del plan de ayudas a la compra de coche. Y esta mañana, Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio, confirmó las malas señales.

En una rueda de prensa para valorar los datos de la balanza comercial de 2014, el político consideró que ahora que parece que el mercado automovilístico “empieza a tener una vida intensa en cuanto a las ventas por sí solo, exige una reflexión respecto a las políticas de estímulo”.

Estas políticas de estímulo, concretadas en los sucesivos Pive debería tener continuidad este viernes, cuando está previsto que el Consejo de Ministros apruebe su séptima entrega, dotada con un presupuesto de 175 millones de euros. Aunque esos fondos prácticamente se abran agotado antes de que entre en vigor ya que en la ampliación del Pive 6 decidida a finales del pasado año, se decidió que se la operaciones admitidas se cargaran contra el dinero recogido en los Presupuestos Generales de 2015 para el Pive 7. Además de este programa, hay que sumar otros como el Plan PIMA Aire, con cuatro ediciones, o el PIMA Transporte.

En este sentido, García-Legaz recordó que dos tercios de los vehículos comprados por los españoles son productos importados, además, las importaciones de vehículos se incrementaron un 19,4% el año pasado.

De hecho, destacó que el crecimiento de las importaciones automóviles en 2014 se produjo en todas las gamas y “a tasas muy elevadas”, por lo que abogó por reflexionar sobre la continuidad de este tipo de programas ya que, a su juicio, esta política de estímulo tuvo “sentido” en un momentos de “debilidad, cuando el mercado estaba muy deprimido”.

“Es obligado desde un Ministerio de Economía y la Secretaría de Estado de Comercio que sigue el comercio exterior prestar atención a la evolución de las importaciones, y cuando observa un crecimiento importante de las importaciones de automóviles y además hay en marcha programas que estimulan la compra de automóviles, eso exige una reflexión de la política económica”, añadió.

En cualquier caso, recordó que “no le corresponde al Ministerio de Economía tomar decisiones sobre el Pive”, tras remarcar también el crecimiento “muy notable” de las importaciones de camiones. En este sentido, la pelota está en el tejado de los ministerios de Industria y Hacienda.

Meses atrás, García-Legaz aseguró que el Gobierno y el sector del automóvil estaban negociando un volumen de mercado a partir del cual retirar las ayudas, algo que marcas y vendedores piden que se haga de forma gradual. En principio, la cifra que se barajaba era la de 1,2 millones de vehículos, pero la clave está en a qué se refiere ese número. Si son solo turismos y todoterrenos, esa cifra no se alcanzará antes de 2016. Si también se añaden los vehículos comerciales e industriales, ya se estaría muy cerca de ella este mismo ejercicio.

Fuente: elmundo.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn