El pasado domingo, según informan desde el diario El Confidencial, el ministro de Energía de Arabia Saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salman, confirmó que la principal petrolera del mundo, Aramco, reduciría a la mitad su producción tras los ataques sufridos con drones por parte de los hutíes contra las plantas de Abqaiq y Khurais. Esto va a provocar que el diésel y la gasolina disparen su precio la próxima semana.

La producción de crudo se ha reducido en unos 5,7 millones de barriles, alrededor del 50% de la producción de Aramco, aunque se planea compensar la disminución a través de inventarios. El gas etano y el gas natural también se han visto afectados por estos ataques con drones, deteniendo la producción de gas en 2.000 millones de pies cúbicos al día, utilizado para producción 700.000 barriles de gas líquido.

Se prepara una subida del precio del diésel y la gasolina

El ataque, según ha podido informar Arabia Saudí, se produjo con un total de diez drones contra dos de las instalaciones de la petrolera estatal, aunque sin causar daños personales. Los hutíes han reivindicado este ataque, según ha explicado el general hutí Yahya Saree, quien advierte de que estos ataques serán más severos si Arabia Saudí continúa con sus ataques en Yemen.

Tras los ataques el precio del petróleo se ha disparado un 20%, una subida que, según señalan desde El País, no se vivía desde la Guerra del Golfo de 1991. Esta subida tiene como consecuencia un aumento directo del precio del diésel y la gasolina que adquirimos habitualmente. El pasado lunes, el precio del barril alcanzó los 72 euros frente a los 60 que marcó el viernes pasado y durante casi todo el mes de agosto.

Sin embargo, la subida del precio del petróleo no se verá trasladada directamente al precio del litro de combustible. La Asociación de Operadores Petrolíferos (AOP) asegura que el petróleo supone solo una tercera parte del coste final de la gasolina o los gasóleos. La mitad son impuestos y el 15% restante corresponden al margen bruto en el que se incluye la distribución, cuota de biocombustible y costes de explotación.

Fuente: autobild.es