El Ayuntamiento de Barcelona y Repsol han firmado un acuerdo para reforzar la apuesta conjunta para el uso del AutoGas en la ciudad, también conocido como GLP de automoción, que es actualmente el combustible alternativo más utilizado del mundo, con veintiún millones de usuarios.

Según ha informado en un comunicado el Ayuntamiento, Repsol instalará dos nuevos puntos de suministro en la ciudad antes de 2015 y el consistorio estudiará posibles bonificaciones sobre el impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, así como descuentos en las tarifas de estacionamiento público para vehículos que usen GLP.

El acuerdo suscrito refuerza el compromiso de trabajo conjunto entre el Ayuntamiento y la compañía petrolera, iniciado en 2010, cuando se instalaron los cuatro primeros puntos de suministro de AutoGas en la ciudad, ubicados en la Vila Olímpica, la plaza Alfons Comín, el Nus de la Trinitat y Mercabarna.

Uno de los puntos más importantes del acuerdo contempla la instalación de dos nuevas estaciones de suministro en Barcelona, para los cuales se estudian diversas localizaciones entre las que destacan la avenida Sarrià, el paseo Valldaura y la calle Potosí.

Por su parte, el Ayuntamiento estudia la posibilidad de implantar bonificaciones sobre el Impuesto de Vehículos con Tracción Mecánica a aquellos vehículos propulsados con GLP, así como posibles rebajas en las tarifas de estacionamiento público y zonas reguladas, o la ampliación del tiempo de carga y descarga para los vehículos comerciales que usen AutoGas.

Actualmente, el área metropolitana de Barcelona cuenta con diecinueve puntos de suministro que ofrecen GLP de automoción al público, pero Repsol prevé que si su plan de aperturas se cumple, en 2015 habría noventa estaciones de suministro en el conjunto de Cataluña.

El convenio persigue reforzar la colaboración entre el Ayuntamiento y la compañía energética para mejorar la calidad del aire mediante el fomento del uso del GLP, por sus bajas emisiones de óxido de nitrógeno y de partículas, así como por sus reducidas emisiones de gases efecto invernadero.

El AutoGas, además de sus cualidades medioambientales, representa también un ahorro de, al menos, un 20 % respecto a otros combustibles convencionales, lo que refuerza el atractivo de este carburante alternativo, que actualmente es usado por 4.000 vehículos en Cataluña y más de 1.500 autobuses urbanos en 25 ciudades europeas.

Solo en la ciudad de Barcelona hay 1.500 vehículos que utilizan GLP, la mayoría de los cuales -el 67 % – son taxis.

Fuente: noticias.lainformacion.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn