La crisis agudiza el ingenio, especialmente si se trabaja en un sector como el de la automoción, donde el contexto económico actual provoca en los clientes el dilatar la decisión de compra de un vehículo, lo que repercute en las cifras de ventas del sector. Es el momento de soluciones reales y disponibles, como el AutoGas, tanto para los fabricantes de automóviles como para los talleres, ya sean independientes o servicios oficiales de grandes marcas.

A la creciente oferta de vehículos nuevos de GLP para automoción por parte de las marcas fabricantes, se suma la oferta complementaria de sus servicios técnicos oficiales. Muchos de ellos ya cuentan con la homologación oficial para poder adaptar cualquier vehículo de gasolina con AutoGas, lo que permite al cliente que ya haya adquirido su vehículo, adaptarlo a este carburante alternativo.

Junto a la opción de compra de un vehículo de fábrica adaptado a GLP o que sea adaptado por el servicio técnico oficial, está la opción de los talleres independientes, que cuentan igualmente con las homologaciones y autorizaciones correspondientes por parte de las administraciones públicas. En la actualidad, en torno a 28.000 vehículos a GLP que circulan por España, un elevado porcentaje corresponden a vehículos adaptados en este tipo de talleres.

Más de 300 talleres homologados en España

En España existen más de 300 talleres homologados que ofrecen la posibilidad de adaptar vehículos de gasolina a GLP para automoción, repartidos por todas las comunidades autónomas. La demanda de adaptaciones se está extendiendo entre una gran variedad de vehículos, que va desde los vehículos de alta gama, que encuentran en el GLP una solución para reducir los costes derivados de sus elevados consumos, hasta automóviles utilitarios o de uso comercial, utilizados por sus propietarios en su actividad diaria. A las ventajas económicas de utilizar este carburante alternativo, se suma los ahorros en el mantenimiento de este tipo de vehículos.

Adaptación del motor convencional con GLP

Para la adaptación de un vehículo de gasolina a GLP se requiere la instalación de un equipo homologado. El motor no sufre modificaciones internas en su adaptación para su funcionamiento con GLP. El kit para la adaptación de un vehículo de gasolina a AutoGas requiere de la instalación, entre otros elementos, de un depósito adicional de GLP para automoción; una segunda boca de carga o de llenado que suele estar integrada en la misma cavidad.

Además, tiene que instalarse un conducto del AutoGas desde el depósito al motor con una electroválvula de corte. Este dispositivo permite, entre otras funciones, cortar el caudal del carburante en caso de parada del vehículo o cuando se cambia a la modalidad de gasolina. Otros elementos de la instalación del GLP para automoción en el vehículo son el reductor-vaporizador, que ayuda a la transformación del gas de su fase líquida –en el depósito- a la fase gaseosa –para propulsar el motor- así como unos inyectores. Además, es necesario instalar una centralita, que permite dosificar el gas que utiliza el motor y un conmutador o mando de control, que se instala próximo al salpicadero del vehículo. Es a través de este mando, mediante el cual se selecciona el AutoGas o la gasolina, además, nos dará información sobre el nivel del depósito de AutoGas.

Fuente: elcorreo.com
Fuente (img): lavanguardia.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn