Energía más limpia, menos costes y más negocio. Esa sería la combinación perfecta para una ciudad porque permitiría aunar el interés en la protección medioambiental con los objetivos empresariales. Así de claro lo tiene el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, que reconoció hace unas semanas que Toledo «ha dado un avance sustancial»en relación a la sostenibilidad, las energías limpias, el ahorro y la eficiencia energética en los últimos años.

Por tanto, el alcalde firmó un convenio con el director territorial de Repsol en Castilla-La Mancha, Javier Villacorta, para promover la utilización de este combustible en la flota de vehículos municipales y de las distintas concesionarias y ‘premiar’ a los particulares que se decanten por vehículos preparados para la utilización del autogas, un carburante que ya disfrutan 21 millones de vehículos en el mundo, de los cuales 11.000 circulan por España.

Al respecto, el alcalde anunció que el equipo de Gobierno revisará las ordenanzas fiscales y estudiará la posibilidad de que los vehículos con autogas queden exentos del pago de la ORA en la ciudad, una medida que ya se tomó respecto a los vehículos eléctricos. Además se estudiará incrementar las bonificaciones fiscales para los coches menos contaminantes y se mantengan las bonificaciones previstas en el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica aprobadas en 2010.

Además, Page explicó que el Ayuntamiento también irá incorporando vehículos que permitan el autogas, es decir, que mantengan un sistema ‘bifuel’ que incluya gasolina para que sean más autónomos. En este sentido, el concejal de Movilidad y Seguridad Ciudadana, Rafael Perezagua, espera que los próximos vehículos de la Policía Local dispongan de este sistema, ya que los siete coches patrulla adquiridos recientemente utilizan carburantes convencionales.

Aun así, destacó el compromiso del alcalde en la protección medioambiental y apuntó que la ciudad va dando pasos hacia la sostenibilidad porque cuenta con autobuses propulsados con gas desde hace años, ha apostado por las placas fotovoltaicas y por la renovación del alumbrado público, entre otras iniciativas.

El Ayuntamiento quiere ir más allá en este convenio facilitando los trámites administrativos para la implantación de surtidores de este combustible alternativo de bajas emisiones de partículas y de óxido de nitrógeno en nuestra ciudad. De momento, Toledo cuenta con un punto de venta en la calle Jarama, en el Polígono Industrial, y está previsto, según anunció ayer Villacorta, abrir otro en el Paseo de la Rosa a finales de año. De momento, sólo existen 60 vehículos en la ciudad con autogas.

Repsol apuesta por impulsar este combustible en el mercado español, que ya cuenta con 174 estaciones de servicio que surten autogas, cinco de las cuales se sitúan en Castilla-La Mancha. Además, la empresa pretende implantar dos puntos más de venta en la provincia de Toledo, uno en Talavera de la Reina y el otro en la gasolinera de la A-5, a la altura de Cazalegas.

Repsol ha estudiado bien el mercado y tiene previsto poner en marcha cien nuevos puntos de suministro de autogas al año hasta 2015. Según los cálculos de la empresa, Castilla-La Mancha contará con veinte estaciones de servicio que ofrezcan autogas, conocido también como GLP de automoción. Por tanto, se espera que haya censados un millar de coches de autogas para entonces.
«Lo que esperamos del Ayuntamiento de Toledo es que nos ayude a divulgar las características del autogas». Al respecto, el director territorial de Repsol en la región apuntó la importante rentabilidad económica, ya que se ahorra entre un 20 y un 30% respecto a los combustibles convencionales por kilómetro recorrido.

El convenio suscrito entre el Ayuntamiento y Repsol permite «ir hacia un mundo y una economía mejores», explicó Page. Además, la administración municipal aprovecha esta iniciativa para sumarla a la estrategia local de calidad del aire.

Fuente: latribunadetoledo.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn