Aunque Alemania esté oponiéndose con todas sus fuerzas para defender su industria a corto plazo, no cabe duda de que las futuras leyes anticontaminación marcarán el desarrollo de los automóviles y los fabricantes se deben adaptar a ellaspara reducir las emisiones de su gama. Y el camino más sencillo es apoyarse en combustibles como el GNC o el GLP (hace un par de semanas analizábamos sus diferencias), mucho más limpios y sin los hándicaps de los coches eléctricos a la hora de la autonomía y la recarga.

Cada vez es menos extraño ver cómo las marcas lanzan versiones con GLP, el gas licuado del petróleo también llamado autogas. Primero  lo veíamos en marcas italianas, donde es muy popular, con modelos como el Fiat Panda Natural Power o el Lancia Ypsilon GLP. Pero cada vez son más, ya que el GLP ofrece muchas ventajas. De ahí que hayamos elegido diez razones por las que elegir un vehículo adaptado a GLP:

1. El GLP se ha convertido en el carburante más económico del mercado gracias a sus ventajas fiscales. El Autogas (GLP de automoción) es aproximadamente un 50% más barato que la gasolina, algo que pudimos comprobar en la prueba del Ssangyong Korando GLP.

El SsangYong Korando G20 GLP que probamosImagina un coche que consuma 6 litros a los 100 km, nos encontramos con que el propietario gasta unos 8.7 euros a los 100 km (con la gasolina a 1.45 euros/litro). Al realizar el mismo trayecto con un coche adaptado a GLP, el coste de esos 100 km quedaría en 4.95 euros. Aunque con GLP el consumo medio del coche se eleva un poco, al estar a mitad de precio, compensa el aumento de consumo.

En el caso anterior, el conductor se ahorraría unos 3.75 euros cada 100 km. Si se realizan unos 15.000 km al año, conseguimos un ahorro anual de más de 560 euros respecto a un vehículo con el mismo motor de gasolina.

2. El mantenimiento de estos vehículos es más económico debido a las menores averías y mayor duración del motor ya que el desgaste del mismo con este combustible es menor.

3. Los tiempos de repostaje son similares al de los combustibles convencionales.

4. El actual impuesto de matriculación favorece a los vehículos más ecológicos (con emisiones de CO2 más bajas). La cuantía del descuento asociado al Programa PIVE 2  es de 2.000 euros como mínimo, y hasta 3.000 euros en el caso de familias numerosas.

5. Los vehículos propulsados por GLP contribuyen a reducir la contaminación en nuestras ciudades, ya que las emisiones de CO2 son comparables a las de los vehículos diésel, y hasta un 15% menores que los de gasolina, las emisiones de NOx son hasta un 80% inferiores respecto al diésel y prácticamente no emite partículas.

6. El GLP reduce los niveles de ruido en un 50% respecto al diésel y además hace que el motor responda de una forma más suave.

7. Las emisiones totales de gases de efecto invernadero son menores que los del GNC a lo largo del ciclo de vida del producto (extracción, tratamiento, distribución, almacenamiento, consumo) y ningún componente del Autogas está clasificado como gas de efecto invernadero.

8.- El sistema de GLP está perfectamente integrado en el vehículo; por ejemplo, el depósito de combustible GLP queda completamente ubicado en el espacio para la rueda de repuesto.

9. El vehículo dispone de mayor autonomía, hasta 500 km con GLP a los que hay que sumarle la autonomía normal con el depósito de gasolina.

10. La combustión del GLP no deja residuos, confiriendo al lubricante y al motor una gran longevidad. Además, la durabilidad del motor también se incrementa gracias a las válvulas especialmente reforzadas y endurecidas.

Fuente: coches.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn