Los consumidores españoles critican las recientes subidas de los precios de la gasolina y del gasóleo experimentadas durante el presente mes de agosto en España, -en la CAV la gasolina sin plomo 95 llega supera los 1,41 euros-litro y el gasóleo alcanza 1,33 euros-litro-, mientras que en la Unión Europa, de media, los precios de los carburantes están bajando. Este hecho, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), demuestra una vez más la falta de competencia en el mercado español de distribución de carburantes.

“A pesar de la caída de precios de petróleo y de la bajada del precio de los carburantes en los países de la Unión Europea, la gasolina vuelve a subir en España”, critica la organización de consumidores OCU, que pone de manifiesto que estas subidas contrastan con las bajadas que se han dado en el resto de países tanto de la zona Euro como de la Unión Europea y con la tendencia bajista que sigue el precio del petróleo a nivel internacional.

La OCU cuestiona así unos precios “que nada tienen que ver con la evolución del coste de las materias primas” y el hecho de que las compañías petroleras aprovechen los momentos de más demanda para subir “de forma generalizada” los precios.

La organización española de consumidores hace esta valoración tras conocer que los precios de la gasolina y del gasóleo han registrado subidas del 0,28% y del 0,15%, respectivamente, en la última semana, con lo que se desmarcan así de las bajadas medias de entre el 0,28% y el 0,38% experimentadas tanto en la UE como en la zona euro, según datos recogidos por Europa Press a partir del Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE).

Esta subida se ha producido pese al descenso en la cotización del petróleo crudo. El precio del barril de Brent, el petróleo extraído del mar del Norte, de referencia en Europa, se cambia en la actualidad por 102 dólares, un dólar menos que hace una semana, mientras que el Texas Ligero estadounidense se sitúa en 93,6 dólares, casi cuatro dólares menos.

El ministro español de Industria, José Manuel Soria, advirtió la pasada semana a las compañías petroleras de que su departamento “no da por cerradas” las medidas adoptadas en el sector de los hidrocarburos para mejorar la competencia y de que podría adoptarse iniciativas “adicionales” en caso de que no haya avances en el mercado minorista.

España importa casi el 100% del petróleo y el gas que consume lo que supone una factura anual del orden de los 40.000 millones de euros anuales, según Soria.

“Las petroleras saben muy bien y deben saber que el Ministerio de Industria y el Gobierno van a estar en permanente vigilancia de la evolución de los precios de los carburantes”, afirmó el ministro en una entrevista con Europa Press.

El Ministerio de Industria tiene “muchas razones” para no perder de vista el funcionamiento de este mercado. “Son varios los expedientes que están abiertos en la CNMC en relación a prácticas de los operadores” recuerda Soria.

Fuente: noticiasdealava.com

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn