El gasto que provoca el combustible de los vehículos al mes en las cuentas del hogar o del trabajo, sobre todo para aquellos que se ven obligados a realizar desplazamientos diarios, es considerable. El precio de la gasolina y el diésel suele traer de cabeza a más de un conductor que busca las estaciones de servicio más económicas siempre que puede o comienza a valorar otras opciones.

Así que si eres de los que ha pensado alguna vez si te convendría tener un coche con autogás y cuánto te ahorrarías, y no tienes muy clara cuál es la respuesta, hoy procuramos resolver tus dudas.

Vehículos autogás

Cada vez se oye hablar con mayor frecuencia de los vehículos que utilizan gas como combustible, y en los últimos meses las matriculaciones de este tipo de automóviles se han duplicado. Lo cierto es que, aunque en España no eran frecuentes, en otros países europeos los coches autogás forman parte en gran medida del parque móvil e igualan la cantidad de vehículos diésel que circulan por sus calles.

Los coches con gas utilizan un motor que se alimenta con hidrógeno, gas natural o metano, o GLP (Gas Licuado de Petróleo) o autogás. Estos vehículos pueden venderse preparados de fábrica para usar este tipo de carburante o bien pueden adaptarse para utilizarlo. El motor es el mismo que uno de gasolina y puede prepararse para quemar gas. Para ello es suficiente añadir un sistema de alimentación en paralelo, con un depósito de gas, canalizaciones y un indicador de nivel, entre otros componentes. Los talleres especializados que ofrecen este servicio suelen manejar unas tarifas que rondan entre los 1500 y los 2500 euros.

Ahorro en vehículos autogas

El ahorro de un vehículo de este tipo es notable, si tenemos en cuenta que solo emplea la gasolina para cuando se arranca o cuando está vacío el depósito autogás. Además, esto provoca que se trate de automóviles con más autonomía, ya que cuentan con dos depósitos. Su uso también supone menor contaminación, tanto en las emisiones como en el ruido, y cada vez son más numerosas las estaciones de servicio para este tipo de vehículos.

La diferencia en el precio del combustible es notable, ya que puede ser hasta un 50 % más barato, por lo que se nota la diferencia desde un principio.Tampoco hay que olvidar que al ser un vehículo más respetuoso con el medio ambiente suele conllevar ventajas fiscales, mejores tarifas en aparcamientos y la posibilidad de acceder a zonas restringidas en algunas ciudades. La Dirección General de Tráfico (DGT) califica a los coches con autogáas con la etiqueta ECO, por lo que puede accederse con ellos a todos los centros urbanos.

El ahorro de un coche autogás en combustible se estima en 3,5 euros cada 100 kilómetros y si haces muchos kilómetros tu bolsillo lo notará casi desde el primer día. En el supuesto de que estés pensando en adaptar tu coche de gasolina, para que comience a ser rentable, tras haber realizado la inversión inicial que te supondrá la instalación, comenzarás a notar realmente el ahorro después de haber rodado alrededor de unos 40.000 kilómetros. De tal modo, si sabes con seguridad que vas a superar esa cantidad con tu vehículo, puede compensarte adaptar tu automóvil al GLP.

Fuente: publico.es