contaminacion-madrid-aire-cambio-climatico-autogas-glp-gasmocion

Ocho de la mañana. Suena el despertador un día más. Hay que levantarse e ir a trabajar. Me levanto, móvil en mano y con las legañas comienzo a leer los correos, whatsapps, miro la agenda y abro el grifo de la ducha.

Mientras me ducho en la radio creo escuchar que estamos en Escenario 4 de contaminación, hay alerta máxima por contaminación ya que se superan los 400 microgramos/m3 de NOx durante más de tres horas. Sin más, sigo pensando mentalmente en mi agenda diaria.

Cojo los trastos, cierro la puerta de casa, bajo al garaje, arranco mi flamante todoterreno deportivo y me pongo en marcha. Concentrado en la música de Extremoduro, no me doy cuenta de que he atravesado dos semáforos sin ningún coche delante ni detrás (Madrid parece vacío, pienso) hasta que, de repente, me percato de que un policía municipal me pide que me detenga.

Bajo la ventanilla y me informa de que voy a ser multado porque no puedo circular con mi coche privado ya que, según el Escenario 4 del Protocolo para Episodios de Alta Contaminación por NOx está prohibida la circulación con coche privado en la almendra central de Madrid.

Sin problema, agente, respondo. Gracias por la información. ¿Puedo continuar? No, responde frunciendo el ceño, pensando que yo le engaño. Usted conduce un Porsche todoterreno, me inquiere.

Sí, le digo. Pero si se fija usted delante lleva el distintivo de Zero Emisiones que proporciona la Dirección General de Tráfico. Mi coche es un Porsche Cayenne S.E. Hybrid. Un deportivo con motor de combustión pero que permite circular en modo completamente eléctrico casi 20 kilómetros. Aclarada la situación, reanudo la marcha.

Este es un ejemplo de que Madrid no se quedará vacío de coches privados ante los episodios altos de contaminación. El Ayuntamiento, con buen criterio, se esfuerza en normalizar las actuaciones en dichos episodios altos de contaminación para favorecer el transporte público y colectivo.

Se pretende penalizar el uso de los vehículos de combustión de gasolina y diésel. Estos no podrán acceder a la almendra central de la ciudad (interior de la M-30), ni tendrán permitido, por supuesto, aparcar en la zona de estacionamiento regulado (SER) de la capital. Y esto, independientemente de si son nuevos o viejos; ya que estos últimos son más contaminantes. Un agravio comparativo para, sobre todo, aquellas empresas que hayan renovado recientemente sus furgonetas de reparto.

Ahora bien, si usted es propietario de un vehículo propulsado por energías alternativas, podrá circular porque su coche estará dentro de las excepciones. Si su vehículo es 100% eléctrico, de los llamados híbridos enchufables, que llevan un motor de gasolina pero pueden circular en modo eléctrico como es el caso expuesto anteriormente, o de los híbridos tradicionales, como los taxis del modelo Prius de Toyota, podrá circular libremente aunque se haya decretado el Escenario 4 de contaminación.

Pero es más, si usted es tan avanzado tecnológicamente que puede conducir un coche impulsado por hidrógeno, tampoco tendría restricciones. No hay modelos con este tipo de propulsión ahora mismo en la capital. Si se pide a Hyundai se puede conseguir un ix35 por encargo. Todavía no ha llegado el Toyota Mirai, cuyo precio ascenderá a 66.000 euros.

Pero si el hidrógeno todavía es una propulsión en ciernes y costosa, otra más asequible y extendida tampoco tendrá restricciones. Todos los vehículos impulsados por GLP (Gas Licuado de Petróleo) podrán circular libremente por la capital. Estos son miles. De hecho, todos los taxis Dacia Lodgy y Citroën C-Elysee, los dos modelos que el sector ha elegido para renovar sus Toyota Prius por costar unos 10.000 euros más baratos, están impulsados por GLP y por gasolina.

El GLP se puede incorporar a la inmensa mayoría de los coches propulsados a gasolina por una cantidad entre 1.200 euros y 2.500 euros. Hay que tener en cuenta que es un derivado del petróleo y que expulsa partículas contaminantes pero un 25% inferiores a un vehículo de gasolina equivalente. Sin embargo, el litro de GLP cuesta la mitad que el litro de gasolina o diésel.

Sin olvidar que si usted circula con un coche de combustión (gasolina o diésel) pero va con tres ocupantes o más, también podrá circular. “Se trata de reducir la contaminación y fomentar el transporte colectivo”, según Inés Sabanés, concejala del área de Gobierno, de Medio Ambiente y de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid. También tendrán una excepción para poder circular todos los servicios de emergencias y de la Policía, así como los vehículos comerciales (furgonetas) para el suministro.

Sabanés y su departamento además han dado marcha atrás en las restricciones al uso de las motos durante los Episodios 4 de contaminación. Así las motos podrán circular con total libertad aunque sólo vaya una persona en cada una de ellas. Las restricciones no afectan ni a motos, ni a ciclomotores, ni a triciclos ni a los quads.

“Nos alegramos de que el gobierno local haya escuchado las peticiones de nuestra entidad, de la oposición y de varias asociaciones de consumidores y del ámbito de las dos ruedas”; explican en Anesdor, la patronal de los vendedores de motocicletas.

La moto agiliza el tráfico y reduce el tiempo de los desplazamientos entre un 50% y un 70%, reduciendo el tiempo en el que está arrancada y en marcha la motocicleta.

Fuente: elmundo.es

Comparte nuestro contenido en las redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn